Tras días de largas negociaciones cruzadas finalmente el peronismo acordó que el nuevo presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires sea Alejandro Dichiara. Se trata de un diputado por la Sexta sección electoral, que fue intendente del municipio de Monte Hermoso y reemplazará al saliente presidente, Federico Otermín. En el marco de negociaciones se acordó que la presidencia tendrá una conducción rotativa. El primer tramo será conducido por Dichiara; mientras que para el 2025 se espera que el presidente sea el diputado provincial y ex ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera, en representación del Frente Renovador.

Así, en el marco de la superestructura, Sergio Massa y Máximo Kirchner ratificaron parte del esquema que sostiene la lógica de poder que funcionó durante el período 2019-2023. Aparece ahí también la figura del ex jefe de Gabinete, Martín Insaurralde con anclaje en la provincia de Buenos Aires. Esa inclusión habría sido el motivo de la demora para la confirmación del binomio presidencial.

Dichiara reportaba -o reporta- a la figura del dirigente lomense junto a otros intendentes como Gustavo Menéndez (Merlo), Nicolás Mantegazza (San Vicente), Alejandro Acerbo (Daireaux), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas).

Habrá una presidencia rotativa que incluye la participación del Frente Renovador. Sergio Massa habría acordado con Kirchner el esquema. Será el 2024 Dichiara y el 2025 Guerrera. Los nombres lo terminaron de definir en La Plata.

El que quedó fuera de la negociación fue el diputado provincial, Mariano Cascallares. El intendente electo de Almirante Brown, fue parte de las conversaciones al igual que el saliente vicepresidente de la Cámara baja, el massista Rubén Eslaiman. Cascallares fue quien hizo la propuesta formal en el recinto con el nombre de Dichiara.

Dichiara llega con el impulso de Máximo Kirchner y algunos intendentes del peronismo. Una señal fue -por ejemplo- que el único encuentro formal que el PJ bonaerense y con Kirchner a la cabeza realizó fuera de la sede de La Plata, fue en el municipio de Monte Hermoso; en un encuentro orquestado por Insaurralde. Tiempo atrás reportó a Florencio Randazzo.

En el correr del miércoles hubo versiones cruzadas. Una de ellas era que el gobernador bonaerense Axel Kicillof rechazaba el esquema que, en parte, lo relegaba en la toma de decisiones. Desde el entorno del mandatario desmentían esta versión y aseguraban que lo único que quería el mandatario provincial era que se ordenase la situación para que la Legislatura “funcione”.

Kicillof no tiene demasiada representación legislativa propia en la Cámara de Diputados. Hasta el momento sostenía al diputado provincial Carlos “Cuto” Moreno como vicepresidente de la Cámara. El cargo le aseguraba al hombre de Tres Arroyos la potestad en la firma de los expedientes. En los pasillos de la Legislatura aseguraban que Moreno -como representante del gobernador- no quería resignar esa condición que ostentaba.

De hecho no lo resignó, ya que sostendrá una vicepresidencia y logró modificar el reglamento interno de la Cámara que define que a partir de ahora “todos los Vicepresidentes participarán del acto administrativo del visado del presidente”, es decir “tendrán firma”. El esquema de vicepresidentes lo completan Ariel Urreli (PRO), Guerrera (UP-FR). El esquema de vicepresidencias lo completa la diputada por la UCR, Alejandra Lordén, que será vicepresidenta tercera. También se trabaja en crear una vicepresidencia para el sector libertario.

Pasado el mediodía del miércoles estaba todo encaminado para que Dichiara sea ungido como presidente de la Cámara baja. Sin embargo, se optó por prestarle jura a los nuevos legisladores y pasar a un cuarto intermedio sin hora. Allí fue cuando la situación se tensó pues el esquema corría Moreno -es decir a Kicillof- de la estructura de firmas en la Cámara baja. Las negociaciones fueron enfáticas por las autoridades de Cámara. El presidente del bloque peronista de Unión por la Patria será Avelino Zurro, de La Cámpora y saliente Secretario de Municipios de la Nación.

Juntos

En tanto, también hubo negociaciones en la oposición. Juntos en la Cámara de Diputados cerró un “interbloque” que integran el PRO, la UCR + Diálogo y la Coalición Cívica. Cada bloque eligió autoridades que aseguran trabajarán en sintonía. La sumatoria de los tres sectores junta 30 bancas.

Por el PRO el presidente será Agustín Forchieri que responde a Diego Santilli y el vicepresidente el ritondista Matías Ranzini. En el sector del radicalismo estará representado por Diego Garciarena, de Maxi Abad y Pablo Domenichini de Evolución. Mientras que la representación de la Coalición Cívica quedó en manos de Maricel Etchecoin Moro y Luciano Bugallo.

Quedaron fuera de este esquema los legisladores que responden al diputado nacional Facundo Manes. Son Claudio Frangul, Matías Civale, Julio Pasqualin, Nazarena Mesías, Viviana Dirolli y Natalia Dziakowski; que no formarán parte del interbloque que selló la alianza opositora.

Por su parte, la Izquierda se abstuvo a las designaciones de las autoridades de Cámara. A la hora de argumentar su decisión, el diputado Guillermo Kane, llevó al recinto el caso de Julio “Chocolate” Rigau; pidiendo explicaciones por el escándalo que tuvo a la Cámara de Diputados bonaerense en el centro de la escena. En la misma sintonía se expresó su compañera Laura Cano. “Nos abstendremos y seguiremos pidiendo que esta Legislatura funcione”, agregó.

Alexis Guerrrera, vicepresidente de Diputados en Provincia y presidirá la Cámara desde 2025
Estas leyendo: Junin