Por Alan Baldwin

Silverstone, inglaterra, 13 feb (reuters) – el tiempo no
corre a favor de fernando alonso, pero el bicampeón del mundo de
fórmula uno, de 41 años, no renuncia a sumar su victoria número
32 en un en gran premio en esta nueva andanza que comienza con
la escudería aston martin.

El español reconoció, sin embargo, que es poco probable que
ocurra en 2023.

Alonso llega procedente de Alpine, propiedad de Renault, con
un contrato multianual -se cree que de dos años más una opción-
y con su sed de triunfos intacta.

«Creo que hay una posibilidad», dijo el ganador de carreras
para Renault, McLaren y Ferrari a periodistas en la presentación
del coche AMR23 en la sede del equipo en Silverstone. «No creo
que sea este año. Soy honesto con eso, tengo los pies en el
suelo».

El español señaló que no quería mentir y decir que espera
luchar por estar en lo más alto del podio este año, pero al
mismo tiempo dijo que esperaban tener un buen coche con el que
empezar para trabajar y desarrollar ese monoplaza a lo largo de
la temporada.

«Quizá en la segunda parte del año podamos acercarnos más si
se presenta la oportunidad, hay condiciones cambiantes. Si se
presenta la oportunidad, no la desaprovecharemos (…) Pero al
principio espero algunas carreras difíciles hasta que
encontremos cómo responde el coche».

Ningún piloto de F1 ha ganado nunca una carrera después de
hacer su salida número 300. Alonso ha hecho el récord de 355 y
es el piloto actual más veterano de la parrilla.

Alonso dijo que le costó poner el coche a su gusto durante
las cinco o seis primeras carreras en Alpine tras su regreso en
2021 después de dos años de ausencia y que sólo tendría un día y
medio de pruebas en Baréin antes de que comience la temporada el
5 de marzo.

«Soy consciente de que no estaré al 100% en Baréin, ni en
Yeda, ni quizás en Australia», dijo.

El director técnico de Aston Martin, Dan Fallows, dijo que
el 95% del nuevo coche era diferente al del año pasado y que era
probable que haya cambiado dos tercios de nuevo al final de la
temporada.

El multimillonario canadiense Lawrence Stroll, propietario
de la escudería y cuyo hijo Lance es compañero de equipo de
Alonso, dijo que el equipo, que terminó séptimo en la
clasificación general el año pasado, había duplicado su
plantilla hasta superar las 800 personas.
(Reporte de Alan Baldwin, editado en español por Aida
Peláez-Fernández)

Alonso espera subir a lo alto de podio con aston martin en algún momento
Estas leyendo: la nacion