Luego de participar de la Asamblea del FMI y el Banco Mundial, el ministro de Economía Sergio Massa regresó al país y anticipó una serie de medidas destinadas a recomponer los ingresos de la clase media y los sectores populares. El combo incluye una suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, que a partir del 1 de noviembre trepará a 330 mil pesos, una nueva herramienta para combatir la inflación que se llamará “Precios Justos”, el lanzamiento de un “Ahora 30” para televisores, aires acondicionados y celulares y un bono para los sectores más vulnerables que estaría disponible antes de fin de año.

El objetivo es claro. Por un lado, tratar de que la desaceleración de precios esbozada en septiembre continúe durante los próximos meses y al mismo tiempo reforzar los salarios de los sectores medios, con la suba del mínimo no imponible, y los ingresos de los eslabones más débiles de la sociedad con un bono (ver página 2). También habrá incentivos para tratar de recomponer los alicaídos niveles de consumo, sobre todo con la venta de televisores ahora que viene el Mundial de Qatar.


alojamiento wordpress

Impuesto a las Ganancias

«Lo que nosotros llamamos la modificación del mínimo no imponible está decidido, sube a partir del 1° de noviembre. Va a estar arriba de los 330 mil pesos», aseguró Massa en declaraciones a Radio Rivadavia y dejó en claro que la medida ya cuenta con el aval del presidente Alberto Fernández. Si se confirma esa cifra, la suba se ubicaría en torno al 17,5 por ciento. «Queremos que lo que los trabajadores ganan producto de la paritaria no lo pierdan con el impuesto a las Ganancias. Aliviar con un esfuerzo del Estado», agregó.

El último ajuste en el mínimo de Ganancias se oficializó a partir de junio cuando el piso trepó de 225.937 a 280.792 pesos en los haberes brutos, un 24,3 por ciento, exceptuando a los aguinaldos. En esa ocasión se estableció también que para las personas que excedan el piso, pero no lleguen a una remuneración mayor de 324.182 pesos, la AFIP establecería “un monto deducible adicional pertinente». No está claro aún como se procederá en esta ocasión.

En el período 2015 al 2019, aumentó en más de 1 millón la cantidad de personas en relación de dependencia o que reciben una jubilación que son retenidos por el Impuesto a las Ganancias. Fue consecuencia de las modificaciones en el impuesto promulgadas durante la administración anterior, en la cual no crecieron el empleo y los salarios. Entre diciembre del 2015 y el mismo mes del 2019, la cantidad de trabajadores registrados (sector privado y público) se redujo de 9.371.200 a 9.269.800. Además, el salario real sufrió una caída cercana al 17 por ciento en el mismo período y algo similar sucedió con las jubilaciones.

La propuesta del Gobierno nacional en el año 2021 permitió corregir esta distorsión con el objetivo de que la cantidad de personas retenidas por el impuesto no aumente por fallas en el mecanismo de elevación del mínimo no imponible. Esta iniciativa quedó reflejada en la Ley N° 27.617, sancionada el 1 de abril del 2021 y permite mejorar el poder adquisitivo de trabajadores y trabajadoras que habían sido alcanzados por el tributo. En esta línea, la medida permitió reducir a la cantidad de personas retenidas de 2.139.396 en 2019 a 944.019 en 2022.

La aplicación de la Ley N° 27.617, permitió reducir la cantidad de personas retenidas a 944.019 durante los dos primeros meses del año 2022, primer año a partir del cual tal ley se aplica desde el inicio del año fiscal. En el caso de las personas que cobran una jubilación y pensión, la aplicación de la Ley N° 27.617 implicó que la cantidad de retenidos bajó de 392.468 en 2020 a 88.482 en los dos primeros meses del año 2022. De esta manera, la Ley permitió que cerca de 1,3 millones de personas dejaran de estar alcanzadas por el Impuesto a las Ganancias.

Precios Justos

Massa anticipó también que el gobierno lanzará el programa “Precios Justos”, un acuerdo para congelar precios por 90 días, con el compromiso de las empresas de salir con los precios etiquetados en el propio envase. «Lo que termina pasando es que lo que acordamos en una oficina después no se cumple en las góndolas. Le da la tranquilidad al consumidor que pueda controlar», aseguró.

Según anticipó, el objetivo oficial es que el acuerdo sea más amplio que Precios Cuidados y más largo en el tiempo. «Me gustaría que cuando lo pongamos en marcha sea con un número determinado, un trabajo acordado con AFIP, industria, en una mesa de acuerdo de trabajo con los gremios de cada empresa, en la base de entender que estamos en un tiempo que todos tenemos que ceder un poquito y que el consumidor entienda que las herramientas están en la mesa», afirmó.

La negociación no será fácil con una inflación que acumula una suba de 66,1 por ciento en los primeros nueve meses, de 83 por ciento en un año y de 6,2 por ciento solo en septiembre. «Si me preguntas a mí, el número no me conforma ni me gusta», aseguró Massa cuando lo consultaron sobre la inflación del mes pasado.

La apuesta máxima del gobierno es bajar ese 6,2 por ciento de septiembre a un 2,5 por ciento para junio del año próximo con una batería de medias que incluyen los acuerdos de precios.

La última medida en esa dirección fue el refuerzo del programa “Precios Cuidados” al anunciar a comienzos de octubre una canasta de productos más acotada, pero más potente con marcas líderes, y a la vez aumentos de precios muy por debajo del IPC general del Indec.

La Secretaría de Comercio renovó el programa oficial de precios de referencia hasta el 7 de enero de 2023, con una canasta que incluye más de 450 productos y una suba autorizada para octubre del 3,3 por ciento. Ese aumento mensual es la mitad de la inflación mensual, y si se mira el cronograma pautado de incrementos, también habrá subas más moderadas. Según confiaron a Página I12 fuentes oficiales, para noviembre el alza será de 4,7 y de un 4,4 por ciento para diciembre. Es decir, de acá a fin de año un aumento general del 12 por ciento promedio ponderado.

También se reforzaron los controles. Comercio anunció el sábado multó a varias cadenas de supermercados por más de 400 millones de pesos debido a incumplimientos respecto a precios, stock y señalética del programa Precios Cuidados. Las multas recayeron sobre la cadena francesa Carrefour, por un monto de 217,5 millones de pesos. La española DIA, por 138,6 millones, seguida por Walmart, multada en 26,6 millones de pesos, Jumbo, por 19,2 millones; Coto, por 2,4 millones, y Josimar en 450 mil pesos.

Los anuncios serán claves para recomponer el humor social de una sociedad que en los últimos tiempos ha venido siendo duramente golpeada por la inflación. 

Source: economia – pagina 12

Deja un comentario