A un día de que se conozca que la inflación de 2022 fue de 94,8% -la más alta desde 1991, tras el lanzamiento de la convertibilidad-, lo que ratifica el descalabro de los precios relativos y, en efecto, la mayor pérdida de poder adquisitivo en años, la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba) expresó hoy su “preocupación por la cantidad de billetes circulantes” y pidió a las autoridades oficiales la “emisión de billetes de mayor denominación”, ante la creciente desvalorización del peso.

La exhortación al Gobierno y, en particular, al Banco Central de la República Argentina (BCRA), que es el encargado exclusivo de la emisión de billetes y monedas en el país, se dio en el marco de un encuentro que mantuvieron las autoridades de Fecoba, donde las cámaras y federaciones que la integran la manifestaron “la complejidad que afronta el comercio en la administración de un volumen de billetes cada vez mayor”.

“Transportar, movilizar, extraer cada vez más cantidad de billetes, además de generar complicaciones y gastos, provoca situaciones de inseguridad cada vez más frecuentes”, manifestó Fabián Castillo, presidente de Fecoba.

Según informó el propio BCRA el pasado 3 de enero, en la Argentina circulan 8064 millones de billetes. De esa cifra, 3.086,5 millones, es decir, un 38%, corresponden a billetes de $1000, y 1.346,7 millones (16%), a billetes de $500. El resto de los billetes, de menor denominación, suman en conjunto 3.631,4 millones de unidades. De esta manera, la cantidad de billetes de mayor y menor denominación es sorprendentemente similar.

“Esto no sólo afecta a los bancos por el exceso de billetes, sino que además genera un elevado costo logístico involucrado en el traslado, carga de cajeros automáticos y la custodia de los billetes, que se incrementa en proporción a la cantidad de unidades”, sostuvo Fecoba en un comunicado difundido hoy.

En ese sentido, la entidad solicitó a las autoridades “la emisión billetes de mayor denominación, para mejorar el costoso manejo de la moneda para las entidades financieras, las pymes y la ciudadanía”.

Cabe destacar que, pese a la crisis cambiaria que se desató en julio paso con la salida del exministro de Economía Martín Guzmán, el breve paso de Silvina Batakis al frente de la cartera y la llegada de actual ministro Sergio Massa, en el Gobierno ratificaron oportunamente que no se lanzaría un billete de mayor denominación actual ($1000). “No está por ahora en agenda”, indicaron en octubre pasado, al tiempo que se aceleraba la impresión de dichos papeles.

Según datos procesados por LA NACION DATA, al comienzo de 2022 los billetes de $1000 representaban el 22,6% del total en circulación, mientras que al 30 de septiembre pasado, ya equivalían el 30% del total, con 2193 millones de unidades en la calle, lo que reflejó un empate “técnico” con la cantidad de billetes de $100 que andaban en circulación en ese entonces.

Comerciantes e industriales piden que se emitan billetes mayores a 00
Estas leyendo: la nacion