En las últimas horas tomó trascendencia un video que puso en alerta a los vecinos de la ciudad de Córdoba. Las imágenes dan cuenta de lo sucedido el martes en el barrio Ampliación Primero de Mayo, donde un grupo de jóvenes disparó una ráfaga de tiros al aire para despedir a un amigo asesinado en el marco de un presunto ajuste de cuentas.

En la grabación, que se difunde en las redes sociales, se observa a una gran cantidad de personas dispuestas detrás del coche fúnebre en el que era introducido el féretro de la víctima para ser trasladado al cementerio. En ese contexto, varios de los presentes, ubicados a los costados y delante del vehículo, comenzaron a aplaudir y a gritar mientras al menos tres personas apuntaron al aire con armas de fuego y dispararon.

Las imágenes muestran cómo los jóvenes empuñaron lo que parecen ser revólveres y desataron una balacera a plena luz del día y en medio de la calle. “¡Vamos, guacho!”, gritó uno de ellos en medio de los aplausos, al tiempo que también se escucharon insultos contra los “narcos”.

El crimen que convocó al grupo ocurrió el domingo a la noche, cuando un joven de 19 años identificado como Alan Arrieta se encontraba en la puerta de su casa junto a su madre. En ese contexto, fue sorprendido por al menos dos sujetos que se desplazaban a bordo de una moto, quienes al verlo le dispararon.

Gravemente herido en el glúteo, Arrieta fue llevado por su madre al Hospital de Urgencias. Sin embargo, voceros de la institución confirmaron que murió desangrado producto de la lesión. Por su parte, la Policía atribuyó el homicidio a un ajuste de cuentas, por el cual la división Homicidios detuvo a un sospechoso de 21 años en las últimas horas.

Según el sitio local Cadena 3, el crimen de Arrieta se suma a otros dos homicidios ocurridos en esa misma zona de Córdoba en solo cinco meses. En todos los casos se trató de asesinatos entre conocidos.

Ante el mencionado escenario, los vecinos de Ampliación Primero de Mayo habían denunciado la grave realidad de inseguridad con la que conviven. “La situación en esta zona es tremenda y no sabemos en quién confiar. Hemos hecho reclamos y denuncias. Tenemos grupos de WhatsApp de seguridad con la Policía, hemos hecho reuniones, ha venido la Policía y nada trajo una solución”, expresó una mujer.

Tras ello, añadió: “El barrio tiene solamente nueve manzanas y la Policía no lo puede controlar porque no tiene patrulleros y tampoco caminan. El colectivo entra a un barrio pegado al nuestro. Hay robos cuando la gente se baja del colectivo en el horario de la siesta, madrugada, noche. Es todo el tiempo”.

La vecina también expresó que por la zona hay un asentamiento que los ladrones utilizan como “aguantadero”. “La Policía sabe que en ese lugar hay venta de droga, se guardan las motos robadas, se esconden los ladrones y nadie hace nada ni soluciona las cosas”, cuestionó.

Córdoba: un grupo de jóvenes disparó una ráfaga de tiros al aire para en el velorio de un amigo asesinado
Estas leyendo: la nacion