Maribel Zalazar, la oficial de la Policía de la Ciudad asesinada ayer en la estación Retiro de la línea C de subtes, recibió un proyectil calibre nueve milímetros que le ingresó por el cuello y que, después de lesionarle la zona del tórax y provocarle hemorragias internas, salió por la espalda y quedó alojado en el chaleco antibalas.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales tras recibir el resultado de la autopsia practicada sobre el cuerpo de Zalazar, de 35 años.

La investigación del homicidio de la oficial Zalazar está a cargo del juez en lo criminal y correccional porteño Martín Peluso. El magistrado indagará mañana, a las 10, al sindicado homicida, Oscar Valdez, quien está imputado de homicidio agravado.

Zalazar fue asesinada con su arma reglamentaria, una pistola nueve milímetros. Valdez, tras un forcejeo, cuando la oficial de la Policía de la Ciudad estaba arrodillada, le arrebató el arma y le disparó.

“El proyectil ingresó por el cuello, en forma descendente. El balazo atravesó el tórax y salió por la espalda y quedó alojado en la parte de atrás del chaleco antibalas. La víctima sufrió hemorragia masiva”, sostuvo a LA NACION una fuente judicial al tanto del informe preliminar de autopsia.

Valdez, detenido y esposado

Valdez, detenido y esposado

Anoche, una calificada fuente de la Policía de la Ciudad había anticipado a LA NACION: “Zalazar sufrió una herida de arma de fuego en la zona del tórax con hemorragia interna. El proyectil habría ingresado por el cuello, generando un orificio de entrada en la cervical anterior, atravesó el tórax, lesionó el pulmón derecho y afectó a la arteria subclavia generando un paro cardio respiratorio por pérdida de sangre”.

Anoche, detectives de la División Homicidios de la Policía Federal Argentina (PFA), que colaboran en la investigación, allanaron la vivienda de Valdez en la manzana 14 de la villa 31, en Retiro.

“En el allanamiento se secuestró documentación personal del imputado”, explicó a LA NACION una fuente de la investigación.

Ahora, el juez Peluso y su equipo de trabajo, intentan determinar el móvil del ataque de Valdez. “El próximo paso es interpretar la reacción del imputado. Las imágenes de las cámaras de seguridad que captaron la secuencia, muestras que hubo un forcejeo y el imputado, después de sacarle el arma a la oficial, dispara”.

Según informó la agencia de noticias Télam, los primeros peritajes habrían determinado que Valdez habría hecho seis disparos con la pistola de la víctima.

Según pudieron reconstruir los investigadores,  Zalazar fue baleada con su pistola reglamentaria cuando estaba arrodillada y ayudaba a su agresor. La secuencia del ataque fue registrada por las cámaras de seguridad instaladas en la estación Retiro de la línea C de subte, la escena del crimen.

“En la filmación se observa a Valdez acostado en la camilla y a Zalazar arrodillada e inclinada hacia abajo. De pronto, el agresor se incorpora, la frena con una mano, le saca el arma y le dispara”, sostuvo a LA NACION una fuente policial que observó una y otra vez el video del ataque.

Según la filmación, después de balear a la oficial Zalazar, de 35 años, Valdez comenzó a correr y efectuó otros dos disparos. Antes de subir la escalera para salir de la estación de subte hacia la avenida Ramos Mejía, descartó la pistola de la víctima.

El ataque, según informó Emova, la empresa que tiene la concesión del servicio de subtes en la ciudad de Buenos Aires, ocurrió a las 11.04.

La novia de Valdez, identificada como fuentes policiales como Evelyn, de 22 años, se presentó después en una dependencia de la Policía Federal Argentina y relató el momento del ataque a balazos contra Zalazar, y toda la secuencia previa.

Según pudo reconstruir LA NACION, la joven dijo que estaban con Valdez en el trabajo –una empresa del rubro textil– y que a las 8, su novio ya se sentía mal.

“Decía que Valdez tenía ganas de vomitar y que le dolían las piernas”, sostuvo la testigo en su declaración. Según la joven, como su novio no tenía dinero para ir al médico, le dijo que iban a ir en subte hasta Retiro, donde se iban a encontrar con su tía, que le iba a dar plata y su DNI para que pudiera ser atendido en un hospital.

La pareja tomó el subte en la estación Malabia de la línea B, en dirección al centro, y se bajaron en la estación Carlos Pellegrini para hacer combinación con la línea C y continuar el viaje hasta Retiro.

A Retiro, según la filmación, Valdez llegó con su novia y otro joven que lo ayudaban a caminar porque él no apoyaba una pierna.

“Al llegar a la estación Retiro, y antes de cruzar los molinetes, se le acercó a la pareja un vigilador privado y le preguntó a Valdez si se sentía mal. El hombre respondió que solo le dolían las piernas. En ese momento, lo sentaron en una silla para que recibiera asistencia”, explicó una fuente al tanto de la declaración testimonial de la novia del detenido.

Fue en ese momento que la oficial Zalazar se acercó y le dio un vaso de agua. Después iba a ser baleada con su propia arma.

Valdez será indagado mañana. Está imputado “homicidio agravado por ser la víctima un miembro de una fuerza de seguridad”, delito que tiene prevista una pena única de prisión perpetua en el Código Penal.

El juez Peluso también lo va a indagar por las “lesiones” que sufrió un empleado de Emova. “Lamentamos profundamente el fallecimiento de la oficial Maribel Zalazar, quien se encontraba realizando sus habituales tareas en la estación Retiro, y acompañamos a su familia y compañeros en el dolor. Manifestamos nuestro apoyo y reconocimiento al colaborador del sector de estaciones que resultó herido como consecuencia de este violento episodio, quien se encuentra en buenas condiciones de salud, con heridas leves, y está siendo asistido en el Hospital Fernández”, sostuvo la empresa en un comunicado de prensa.

Fuentes judiciales citadas por Télam explicaron que el juez Peluso ya cuenta con un primer informe médico realizado ayer al acusado que concluyó que “está orientado en tiempo y espacio y en condiciones de ser indagado”, pese a que más adelante será sometido a un estudio psicológico y psiquiátrico más exhaustivo con profesionales del Cuerpo Médico Forense (CMF).

Crimen y pánico en Retiro: la oficial de la Policía de la Ciudad recibió un balazo que entró por el cuello y sufrió una hemorragias internas
Estas leyendo: la nacion