El próximo 6 de enero tendrá lugar la fiesta de Reyes Magos, una celebración originaria del culto cristiano, pero arraigada en países como la Argentina, donde que los niños dejan sus zapatos y pasto junto a un bowl con agua es uno de los rituales que anteceden a la llegada de Gaspar, Melchor y Baltasar.

Llega la “Luna de Lobo”: qué es y cuándo cae

Se trata del nombre asignado por la tradición cristiana a los tres sabios que visitaron a Jesús poco después de su nacimiento. Este detalle no es menor, ya que este día se celebra la doceava jornada después de la Navidad, por lo que es la fecha acostumbrada por muchos para desmontar el árbol y otras tradiciones asociadas a esta época.

Según la Biblia, los Reyes Magos llegaron ante el recién nacido guiados por una estrella que los dirigió hacia el oriente para quedar fija sobre el pesebre en la ciudad de Belén de Judá donde María, acompañada de su esposo José, había dado a luz a quien los cristianos adoran como el hijo de Dios.

La convicción de los recién llegados de que el niño que acababa de nacer tenía condición divina es considerada la primera de las tres epifanías o revelaciones del poder de Jesús. Por eso, religiosamente esta fiesta se llama Día de la Epifanía, y como recuerda la Enciclopedia Británica, en la Edad Media se recordaba tanto el suceso de los Reyes Magos como el bautismo de Jesús y la transformación del agua en vino en una boda de Canaán, que juntas suman la tríada de epifanías atribuidas a Cristo.

Pero el tiempo dio protagonismo a Gaspar, Melchor y Baltasar, a quienes la tradición dotó de nombres -figuran anónimos en la Biblia- y de geografías, según las cuales eran de origen indio, persa y etíope, respectivamente. Entre estas costumbres adheridas al culto durante el Medioevo se sumó la de venerar su llegada con ofrendas y “asistir” a los camellos en los que se transportaban, una asunción basada en que eran el principal medio de transporte en el desierto en esa época.

Algunas de las ofrendas de Reyes Magos como el pasto y el agua están dirigidas a los camellos de Gaspar, Melchor y Baltasar

Algunas de las ofrendas de Reyes Magos como el pasto y el agua están dirigidas a los camellos de Gaspar, Melchor y Baltasar (Pixabay/)

Aquí entran las ofrendas tradicionales, que los niños preparan en la víspera de Reyes, es decir la noche del 5 de enero, como el pasto y el agua. Este último elemento también se corresponde con las otras epifanías descriptas en la Biblia, ya que fue en el Río Jordán donde Jesús se sumergió para el bautismo, así como era el líquido que transformó en vino para generar la veneración de los presentes. En cuanto al zapato, originalmente servía como contenedor de los pequeños regalos hechos por los Reyes a los niños en esta época, en recuerdo de sus ofrendas al Niño Jesús que están retratadas en la Biblia.

Qué dice la Biblia sobre los Reyes Magos

Las páginas del texto religioso no los describen como soberanos, sino como figuras más asociadas a la sabiduría y el conocimiento, que en aquella época se relacionaban con la magia. Así figuran en el segundo capítulo del Evangelio Según San Mateo, “la adoración de los magos”: “Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del Rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque hemos visto su estrella al oriente y venimos a adorarle”.

Transporte público en el AMBA: en cuánto quedó el boleto mínimo de colectivos, subtes y trenes

La aparición de las tres figuras diseminó la noticia del nacimiento en Jerusalén, y causó turbación adicional en el Rey Herodes una profecía que le fue recordada por sus sacerdotes y escribas, donde decía que en Belén de Judá nacería “un caudillo” destinado a regir sobre Israel. Por eso, antes de que los magos siguieran la estrella, el regente les pidió que le informaran la ubicación exacta para “ir a adorarle”. En realidad, pretendía matarlo para conservar su poder.

La adoración de los magos en la interpretación del pintor y grabador medieval alemán Alberto Durero

La adoración de los magos en la interpretación del pintor y grabador medieval alemán Alberto Durero

Siguieron su marcha con la estrella delante de ellos, hasta que se detuvo sobre el pesebre donde había nacido Jesús. El texto bíblico cuenta como “al ver la estrella se llenaron de una inmensa alegría. Y entrando en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron sus tesoros y le ofrecieron presentes de oro, incienso y mirra. Avisados en sueños que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”.

El no retorno de los Reyes Magos avivó aún más los temores de Herodes, que ordenó fueran ejecutados todos los recién nacidos de Belén de Judá. Advertidos por el Espíritu Santo de la inminente tragedia, María y José ya habían escapado con Jesús hacia Nazaret cuando las tropas llegaron a la ciudad para matar a todos los bebés, en lo que la tradición llama La Masacre de los Inocentes.

Nuevo criterio: ¿a quiénes se considera contacto estrecho de Covid en enero de 2023?

Dicho evento, que la historia pone en debate, generó el Día de los Santos Inocentes el 28 de diciembre. A partir de la unión de este día con una fiesta pagana en la Edad Media se generó el Día de los Inocentes, que tiene lugar en buena parte del mundo occidental en la misma fecha que la celebración litúrgica.

Cuando se ponen los zapatos para recibir a los Reyes Magos y otros rituales de la fecha
Estas leyendo: la nacion