Las autoridades brasileñas dieron este viernes un tácito ultimátum al exministro de Justicia de Jair Bolsonaro para que regrese de Estados Unidos, tras hallar en su casa un borrador de decreto presidencial que apuntaba a modificar el resultado electoral que dio la victoria a Luiz Inácio Lula da Silva en los comicios de octubre.

El diario Folha de Sao Paulo divulgó el documento de tres páginas que la Policía Federal encontró en el domicilio del exministro Anderson Torres, requerido por orden de un juez de la Corte Suprema bajo sospecha de complicidad con el asalto a las sedes de los poderes públicos el domingo en Brasilia.

«Vamos a esperar hasta el lunes para que se presente», dijo este viernes el ministro de Justicia del presidente Lula, Flavio Dino, quien advirtió que si Anderson no regresa de forma voluntaria a Brasil, se iniciarán acciones para pedir su extradición.

Dino aclaró que por ahora no han realizado ninguna diligencia internacional relacionada con Bolsonaro, quien se encuentra asimismo en Estados Unidos, a donde viajó dos días antes de terminar su mandato, negándose a participar en la transmisión de mando.

Torres asegura ser inocente y en Twitter dijo que regresaría a Brasil, sin indicar una fecha.

El documento buscaba decretar el control del Tribunal Superior Electoral, a cargo de los comicios, «con el objetivo de garantizar la preservación y el inmediato restablecimiento de la transparencia y corrección del proceso electoral presidencial de 2022».

Las funciones del tribunal electoral serían asumidas por una «comisión de regularidad electoral», compuesta por 17 miembros, ocho de ellos del Ministerio de Defensa.

El borrador de decreto presidencial, con el nombre de Jair Messias Bolsonaro al final, no tiene fecha, pero su redacción denota que se refiere a las presidenciales de 2022 en las cuales Lula ganó por una estrecha diferencia sobre el entonces presidente.

  • «Había una planificación» –

Torres era el secretario de Seguridad de Brasilia cuando miles de simpatizantes del ultraderechista Bolsonaro invadieron las sedes de la Presidencia, el Congreso Nacional y la Corte Suprema. De vacaciones en Estados Unidos, fue destituido del cargo en seguida bajo sospecha de complicidad, y una orden de detención fue emitida en su nombre.

Para el ministro Dino, que confirmó el hallazgo del borrador en casa de Torres, «el documento relaciona los eventos comenzando el 30 de octubre [segunda vuelta de las presidenciales] hasta al 8 de enero».

«Muestra que no eran casos aislados, y sí, que había un planificación».

Pero Dino advirtió que aún no ha sido determinada la autoría del documento, que jamás fue publicado porque no fue emitido.

Torres defiende su inocencia.

«En mi casa había una pila de documentos para desechar, donde muy probablemente se encontró el material descrito en el artículo. Todo sería llevado para ser triturado en su momento en el MJSP (Ministerio de Justicia y Seguridad Pública)», tuiteó el jueves.

El exministro afirma que la minuta fue publicada «fuera de contexto, ayudando a alimentar narrativas falaces» en su contra.

La Policía Federal dijo a la AFP que no se pronunciaría sobre el caso por tratarse de investigación en curso.

  • «Estaban conspirando» –

El saqueo de las sedes de los poderes públicos coronó meses de tensión política en Brasil, que atravesó una visceral campaña electoral tras la cual Lula se impuso sobre su archirival Bolsonaro por menos de dos puntos porcentuales.

Insatisfechos con los resultados, seguidores del expresidente bloquearon carreteras, acamparon frente a cuarteles militares pidiendo una «intervención» de las Fuerzas Armadas para impedir la ceremonia inaugural de Lula, realizada el 1 de enero.

«Ellos estaban conspirando un golpe de Estado», tuiteó este viernes el senador del Partido dos Trabalhadores (PT) Randolfe Rodrigues, refiriéndose a la invasión del corazón del poder en Brasilia.

Más de 1.100 personas permanecen detenidas y las autoridades aprietan el cerco en busca de posibles financiadores y autores intelectuales de la violenta acción.

Para Dino, «es indiscutible» que hubo ayuda interna en el palacio presidencial.

«Sin adhesión de integrantes de las fuerzas de seguridad de un modo general, es obvio que no habrían ocurrido los eventos del día 8», sostuvo el ministro.

«La pregunta a investigar es si esa adhesión fue orientada previamente o apenas un gesto de simpatía al golpe de Estado».

El miércoles, Lula se manifestó en ese mismo sentido. «Alguien les facilitó la entrada aquí», al palacio de Planalto (sede de la Presidencia), estimó el político de 77 años, que prometió una «revisión profunda» del personal que trabaja en el edificio.

«Estamos frente a una red cuya extensión aún no conocemos, que lamentablemente tuvo la participación, voluntaria o por omisión, de agentes de seguridad pública», sostuvo Dino.

Rsr/pr/mr

Documento sobre elecciones en Brasil compromete al entorno de Bolsonaro
Estas leyendo: la nacion