Durante las vacaciones, las personas viajan para descansar y relajarse en las costas, por lo que es común ver a los turistas dormir sobre la arena. Esta actividad se convirtió en una amarga experiencia para un joven que visitó una playa en Costa Rica, ya que mientras tomaba una siesta, un reptil se le subió al cuerpo. Pese al asombro y miedo entre los testigos, el sujeto logró mantener la calma.

Un medio de comunicación grande de EE.UU. se convierte en el primero en suspender sus actividades en Twitter por una etiqueta “engañosa”

Un hombre, identificado como Pedro Gómez, compartió este momento en su cuenta de TikTok con la descripción: “Dormí la siesta en la playa, ¿qué puede salir mal?”. En las imágenes, el turista descansaba en la arena sin preocupaciones, hasta que una iguana se le subió por las piernas.

Los testigos de este encuentro comentaban sobre la escena, mientras que la persona dormida no se percataba de la presencia del reptil. Unos segundos después, el hombre reaccionó y fue alertado por sus amigos: “Tranquilo, pero mira lo que hay en tus piernas”, le dijeron. De inmediato, el joven, quien llevaba un traje de baño negro, dirigió su mirada hacia donde le indicaron y se encontró con la gran sorpresa: una iguana que lo observaba fijamente.

A pesar de la escena, el hombre se mantuvo tranquilo, a diferencia de lo que se esperaría, no gritó ni hizo movimientos bruscos para espantar al reptil, sino que pidió ayuda a los demás para liberarse. “Alguien lo saca, por favor”, solicitó. Entonces, una mujer se acercó y le lanzó una pequeña rama al animal, que se movió unos pocos centímetros, pero sin descender del cuerpo del turista.

Mientras intentaban ahuyentar a la iguana, sus amigos le dijeron que se cubriera el rostro para evitar cualquier lesión que este ejemplar pudiera causarle. En cuestión de segundos, otro turista se acercó. Con ayuda de un objeto, consiguió que el reptil se fuera de las piernas del hombre. Los usuarios tomaron de manera cómica el video: “Buenos días, soy iguano, inspector de siestas, dígame, como la va la suya, ¿buen señor?”; “Soy tan útil como la chica que tiró la ramita”; “Quisiera tener el sueño así de pesado”, escribieron.

¿Las iguanas son peligrosas para las personas?

Las iguanas pueden causarle un daño significativo a otros animales y a los humanos que estén desprevenidos. No solo sus dientes son peligrosos, sino que cuentan con huesos de mandíbula y músculos resistentes, con los que pueden causar heridas en sus presas. En los casos más graves, los lesionados podrían necesitar puntos de sutura o, en raras ocasiones, cirugías, explica AZ Animals, un sitio experto en animales.

Laura Bozzo llamó “muerto de hambre” a Alfredo Adame y él le contestó de manera contundente

Algunos de estos reptiles son portadores de salmonella. Estas bacterias se detectaron por primera vez en tortugas, víboras, iguanas y lagartijas. Además, también algunos anfibios como las ranas, sapos o salamandras podrían ser transmisores de salmonelosis a los humanos.

Las iguanas solo muerden cuando se sienten amenazadas; sus poderosos huesos y músculos de la mandíbula pueden generar lesiones graves

No obstante, estos animales muerden solamente en defensa propia cuando se sienten amenazados. Por lo regular, dan una señal de que están a punto de atacar: se ponen de pie sobre sus piernas, se inclinan hacia delante y hacen movimientos con la cabeza.

Dormía la siesta en una playa de Costa Rica, un reptil se le subió al cuerpo y su reacción fue de no creer
Estas leyendo: la nacion