El 18 de enero de 2020 Hugo Tomei estaba en su casa de Zárate. Era el cumpleaños de una de sus dos hijas. En medio del festejo, llamaron a la puerta. Era su ahijada y colega, Emilia Pertossi. La joven lo abrazó y lloró: “Mis hermanos están presos”, dijo entre lágrimas. Se refería a Ciro y Luciano Pertossi, quienes habían sido detenidos esa mañana en Villa Gesell, junto con otros ocho sospechosos, por el homicidio de Fernando Báez Sosa. La semana pasada, tres años y ocho días después del crimen, ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Dolores, el letrado, pidió la absolución de los ocho imputados o que se los condene por homicidio en riña o, en todo caso, por homicidio simple con dolo eventual y que se distribuyan las participaciones que los jueces entiendan.

Tomei tiene 51 años. Es casado y padre de dos hijas. Fue empleado y funcionario judicial: cuatro años en el cargo de escribiente y, entre 1996 y 2000, prosecretario de la fiscalía federal de Campana. Cuando renunció para “ejercer la profesión” fue nombrado fiscal federal subrogante.

“Integraba una lista de varios abogados para sustituir al fiscal federal en caso de ausencia, nómina que se iba modificando con el transcurso de los años. Tuvo varias intervenciones, pero debido al cúmulo de trabajo como abogado y ante las incompatibilidades, su tarea de fiscal subrogante se diluyó en el tiempo”, dijo una fuente al tanto de los antecedentes profesionales de Tomei.

Emilia Pertossi y su padrino, Hugo Tomei

Emilia Pertossi y su padrino, Hugo Tomei (Diego Izquierdo/)

La tarde del 18 de enero de 2020, después de que su ahijada, Emilia, le contara lo que sabía de la detención de sus hermanos, llegaron a su casa los padres y otros familiares de los otros sospechosos.

Cuando quedó a solas y tras una charla con su esposa, Tomei decidió hacerse cargo de la defensa de los acusados. En principio fueron diez imputados, pero dos fueron sobreseídos.

Un día después, viajó a Villa Gesell para presentarse en el expediente, a cargo de la fiscal Verónica Zamboni.

El 19 de enero de 2020 comenzó su defensa de Luciano Pertossi, de 21 años; Ciro Pertossi, de 22; Lucas Pertossi, de 23; Ayrton Viollaz, de 23; Máximo Thomsen, de 23; Enzo Comelli, de 22; Matías Benicelli, de 23, y Blas Cinalli, de 21; Juan Pedro Guarino, de 22 años, y Alejo Milanesi, de 22.

“Represento a ocho condenados [Guarino y Milanesi fueron sobreseídos] por el poder mediático, por la sociedad y la opinión pública y contra eso es muy difícil porque es una forma de presionar al Poder Judicial. Es una forma de obtener una sentencia que tenga que ver con el criterio de la opinión pública”, sostuvo Tomei la semana pasada en el alegato ante los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari.

No fue la única referencia sobre los medios de comunicación. Tomei también sostuvo: “En toda esta cuestión que tiene que ver con los medios tengo que hacer unas críticas. Yo creo que tres años después y luego de los testigos que nos hablaban en los medios de comunicación, no hay duda de que toda la evidencia está contaminada, toda, absolutamente, toda”.

Hugo Tomei, en los tribunales de Dolores

Hugo Tomei, en los tribunales de Dolores (Diego Izquierdo/)

Tomei tiene su estudio en Campana. Hace 22 años que ejerce la profesión. En noviembre pasado, antes de viajar a Dolores, participó en un juicio ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 3 de San Isidro. Su cliente fue condenado a la pena de seis años de prisión. Fue encontrado culpable del delito de “abuso gravamente ultrajante de una hija de su pareja”, según informaron fuentes judiciales.

“Espero que la sentencia sea justa, va a ser acatada”, dijo Tomei al cerrar su alegato. El lunes próximo, a las 13, se conocerá la decisión del tribunal.

El crimen de Fernando Báez Sosa: quién es Hugo Tomei, el abogado que desde el principio defiende a los ocho acusados del homicidio
Estas leyendo: la nacion