El dólar se podrá usar sin impedimentos cuando el Gobierno implemente el régimen de competencia de monedas, anticipó la directora de Comunicaciones, Julie Kozack

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que el peso y el dólar podrán circular “libremente” en la Argentina una vez que el gobierno de Javier Milei ponga en marcha un nuevo régimen que permita la competencia de monedas en el país. Además, el organismo vaticinó, por primera vez, que la economía comenzará a crecer en el segundo semestre.

La directora de Comunicaciones del FMI, Julie Kozack, brindó ambas definiciones en su habitual conferencia de prensa en la sede del Fondo en Washington después del anuncio de un nuevo acuerdo técnico entre el Gobierno y el staff del FMI para completar la octava revisión del programa vigente con la Argentina, firmado durante la administración de Alberto Fernández, que abrió el camino para liberar un nuevo desembolso de US$800 millones para el país.

“Esperamos que la economía comience a crecer nuevamente en la segunda mitad de este año”, anticipó Kozack, al responder preguntas sobre la Argentina.

Kozack, quien lideró durante la pandemia del coronavirus las negociaciones con el gobierno de Alberto Fernández antes de asumir su rol actual en el Fondo, reiteró a grandes rasgos los mensajes que ha ofrecido en las últimas semanas el organismo respecto de las medidas adoptadas por el gobierno de Milei: el nuevo rumbo está arrojando “mejores de los esperados”, pero la Argentina aún está lejos de salir del pozo y el camino hacia adelante será “desafiante”, y la política económica deberá ser retocada.

Kozack reiteró que el Gobierno debe repartir mejor la carga del ajuste fiscal, y dijo que la política monetaria “deberá seguir evolucionando para anclar la inflación y las expectativas de inflación en la Argentina, y la política cambiaria deberá volverse más flexible con el tiempo para salvaguardar una mayor mejora en la cobertura de reservas”, en línea con el comunicado del staff.

Nuevo régimen

Pero Kozack aportó esta vez más detalles, al indicar que esos cambios en la política económica se implementarán una vez que se libere el “cepo” a medida que las condiciones lo permitan –un hito que todavía no tiene fecha–, y el Gobierno avanza hacia un nuevo régimen monetario en el cual el peso y el dólar podrán coexistir.

“Este régimen involucrara una competencia de monedas, que es un régimen mediante el cual el peso y otras monedas, como el dólar estadounidense, pueden coexistir y son usados libremente. Otros países de la región, como Perú y Uruguay, tienen sistemas como este”, puntualizó Kozack.

La jefa del Departamento de Comunicaciones del Fondo volvió a elogiar los resultados obtenidos por el gobierno de Milei, y destacó, en concreto, el hito de haber alcanzado por primera vez en 16 años un superávit fiscal en el primer trimestre. Y también buscó matizar el exitismo al afirmar que “el camino por recorrer sigue siendo desafiante”.

Al enumerar la lista de retoques para la política económica, Kozack insistió en mejorar la calidad del ajuste para garantizar “tanto su durabilidad como su equidad”, un mensaje recurrente del Fondo.

“Esto significa mejorar específicamente la eficiencia y la progresividad del sistema tributario. También significa seguir garantizando que la asistencia social sea suficiente y esté bien orientada para proteger a los más vulnerables, y también garantizar que la carga de la consolidación fiscal en curso no recaiga desproporcionadamente sobre las familias trabajadoras”, indicó.

Y respecto de las reformas estructurales, Kozack también dijo que será importante desbloquear las barreras de entrada para que las empresas promuevan el empleo formal en la economía y también la inversión. Y le dio la bienvenida a la posible aprobación de la Ley Bases en el Congreso, una legislación que ahora debe salir airosa del Senado.

Sin fondos frescos

Una vez que el board apruebe la nueva revisión del programa, la Argentina recibirá 800 millones de dólares, anticipó Kozack, descartando –al menos en esta auditoría– una inyección de fondos frescos. El Gobierno ha dicho que busca ganar credibilidad con su plan de estabilización antes de ir en busca de financiamiento para alimentar las reservas y acelerar la salida del “cepo”.

Sin embargo, analistas también han puesto sobre relieve que el “cepo” también le sirve ahora a la Casa Rosada al engordar la recaudación fiscal a través del impuesto PAIS y asistir en el principal objetivo de corto plazo del oficialismo: eliminar el déficit fiscal.

El Gobierno apuesta a sacar la Ley Bases del Congreso para comenzar a limpiar el frente fiscal en los próximos meses, y a construir credibilidad para luego ir en busca de fondos que permitan apuntalar el plan de estabilización

“La Argentina no tiene credibilidad, que es la materia prima para hacer cosas. La credibilidad viene dada por el país y por tus políticas. La primera ya nos viene en contra, así que solo podemos buscar la segunda por ahora”, dijo el ministro de Economía, Luis Caputo, en una entrevista con LN+.
El Fondo dijo que la economía crecerá en el segundo semestre y que el peso y el dólar se podrán usar “libremente”
Estas leyendo: ai new open