El grupo rebelde M23 rechaza la 'hoja de ruta' establecida entre Ruanda y RDC para el alto el fuego


alojamiento wordpress

El grupo rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23) ha rechazado la ‘hoja de ruta’ establecida entre Ruanda y República Democrática del Congo, que ha causado malestar en Goma, la capital de la provincia de Kivu Norte, para el cese de hostilidades en el este del país.

El M23 ha declarado que no está vinculado a este acuerdo, ya que no estuvo presente en la mesa de negociaciones, aunque el portavoz del grupo rebelde, Lawrence Kanyuka, destacó el miércoles que si no hay ataques contra sus posiciones respetarán el pacto, según han recogido distintos medios locales este jueves.

«Si el Gobierno congoleño quiere negociar, tiene que hacerlo directamente con nosotros», han dicho desde M23 ante un acuerdo que fue firmado por el presidente congoleño, Félix Tshisekedi, y el ministro de Exteriores de Ruanda, Vincent Biruta, en calidad de representante del presidente ruandés, Paul Kagame.

En el marco de una cumbre en Luanda, la capital de Angola, para avanzar en la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países, las partes acordaron el cese de hostilidades a partir del viernes, así como una retirada de M23 dos días después de las zonas recientemente conquistadas.

La decisión, que busca avanzar en la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países, ha causado malestar entre la población en Kivu Norte, donde se ha celebrado en su capital una manifestación, según ha recogido Radio France Internationale.

Las partes acordaron el miércoles que, en caso de que el M23 se niegue a retirarse de los territorios recientemente ocupados, «los jefes de la CAO — Comunidad Africana Oriental– orientarán a las fuerzas regionales a hacer uso de la fuerza para inducirles a rendirse».

El M23 ha sido acusado desde noviembre de 2021 de llevar a cabo ataques contra posiciones del Ejército de RDC en Kivu Norte, siete años después de que las partes alcanzaran una tregua. Expertos de Naciones Unidas han acusado a Uganda y a Ruanda de apoyar a los rebeldes, si bien ambos países lo han negado.

El conflicto ha derivado además en una crisis diplomática entre RDC y Ruanda, país al que Kinshasa acusa de apoyar al M23, si bien Kigali ha rechazado estas afirmaciones y ha cargado contra su vecino por su presunto respaldo al movimiento rebelde de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR).

El grupo rebelde M23 rechaza la 'hoja de ruta' establecida entre Ruanda y RDC para el alto el fuego
Estas leyendo: la nacion

Por