Mora Jabornisky, la última eliminada de la casa de Gran Hermano 2022, se encontraba este martes como invitada en Cortá por Lozano (Telefe) y estaba dispuesta a escuchar las preguntas que tenía para hacerle la gente en la calle.

Para ello, en el programa que conduce Verónica Lozano habían organizado un móvil en San Martín y habían puesto en la peatonal de esa localidad un sillón similar al del confesionario del reality para que las personas se sentaran allí a hacerle sus consultas a la expulsada de “la casa más famosa”.


alojamiento wordpress

Pero lo que parecía una excelente idea de producción terminó en un importante susto cuando Vivi, la primera mujer que se acercó para llevar su pregunta a Mora, se sentó en ese lugar. Inmediatamente, el sillón se dio vuelta y terminó en el piso junto con Vivi, ante la sorpresa y el estupor de Lozano y de su invitada. “¿Está bien la señora? Eso es lo importante”, preguntó de inmediato la conductora del ciclo, que bautizó al mueble instalado en la calle como “el sillón traicionero”.

Finalmente, se supo que la mujer que dio con su anatomía en la tierra estaba bien y pudo realizarle su pregunta a la misionera expulsada del reality. Pero claro, Vivi hizo su consulta de pie, y bastante lejos del sillón que le había jugado tan mala pasada.

Estas leyendo: Politica – lanacion

Deja un comentario