Naciones Unidas considera la aprobación de los presupuestos conjuntos como un paso esencial para una imprescindible reforma económica

MADRID, 4 Feb. 2023 (Europa Press) –

El Gobierno de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí ha reiterado su intención de seguir dialogando con las autoridades centrales de Bagdad un reparto equitativo de los presupuestos a través de los beneficios del petróleo a pesar de los últimos dictámenes en contra promulgados por el Tribunal Supremo del país.

A pesar de que tanto Bagdad como Erbil anunciaron a finales del mes pasado la reanudación de sus conversaciones para acordar un reparto más equitativo de los beneficios del petróleo, el Supremo Federal iraquí dictaminó la semana pasada que el pago de los derechos financieros de la región del Kurdistán por parte de Bagdad suponía una violación de las leyes presupuestarias que han supuesto un punto de discordia durante varios años, especialmente después de la decisión de la región del Kurdistán de vender su petróleo a través de Turquía.

Este conflicto llevó a la representante especial para Irak de la Secretaría General de Naciones Unidas, Jeanine Hennis-Plasschaert, a recomendar en nombre de la institución internacional la adopción inmediata de un presupuesto federal como prolegómeno de una reforma económica que aborde las preocupaciones de la población referidas al mal reparto de los beneficios del crudo, el exceso de burocracia y las casi permanentes sospechas de corrupción sobre las autoridades.

Naciones Unidas ha solicitado en este sentido que Irak necesita aprobar lo antes posible sus presupuestos federales; una medida «claramente esencial» para iniciar cualquier tipo de reforma posterior. La aprobación está ahora mismo en entredicho por las tensiones históricas que mantiene el Gobierno federal con la región semiautónoma, que acumula buena parte de la riqueza petrolera del país.

Tras conocer estas declaraciones, el portavoz del Gobierno kurdo, Jotiar Adel, ha asegurado que no tiene intención de dejar aparcada esta cuestión. «Continuaremos trabajando con Bagdad para finalizar el presupuesto de 2023 y resolver otros asuntos, incluida la reestructuración de la corte federal, dentro del marco de la Constitución», ha garantizado en rueda de prensa recogida por Kurdistan 24.

El portavoz, sin embargo, ha reiterado una vez más que el Gobierno de Irak ha marginado durante meses a la región debido a estos dictámenes que, a juicio de las autoridades kurdo-iraquíes, despojan a sus ciudadanos de los beneficios que les corresponden por la explotación de los yacimientos.

«Durante los últimos dos años, Bagdad se ha negado a enviar la parte del presupuesto federal que corresponde a este gobierno, y es nuestro deber solicitar a Bagdad una compensación y una disculpa para la gente de la región del Kurdistán», ha indicado.

El Kurdistán iraquí asegura que seguirá dialogando con Bagdad a pesar del varapalo judicial sobre el presupuesto
Estas leyendo: la nacion