En la Antártida se vive el clima más frío del mundo. De hecho, como precedente, el 21 de julio de 1983, se registró allí la temperatura más baja del planeta registrada por una estación meteorológica: -89.2°C, lo cual se dio en la base rusa de Vostok. Tras ello, el 10 de agosto de 2010, hace exactamente 12 años, el continente presenció una temperatura aún más baja, -93,2°C: un récord que se dictaminó el 10 de diciembre de 2013 por parte de un grupo de investigadores de Estados Unidos y que fue superado casi una década más tarde, el 5 de julio de 2018, cuando se obtuvieron registros de una temperatura aún más fría: -98.6°C.

Cabe resaltar, además, que allí hay un ambiente seco, ya que este lugar carece de grandes niveles de precipitación: el promedio es de 166mm al año mientras que en la Argentina, por ejemplo, la cifra normalmente se encuentra dentro de los 2100 mm aproximadamente.

Día de los Pueblos Indígenas: ¿qué palabras de las lenguas originarias se usan hoy?

En sus costas, consideradas las partes más cálidas del continente, posee una temperatura de –10°C. En tanto, el interior de la Antártida se encuentra elevado, por lo que esta cifra desciende a unos -55°C en Vostok: uno de los puntos más fríos.

Las temperaturas más bajas registradas en el planeta

Por muchos años, la temperatura más fría que había sido registrada eran los 89,2 grados bajo cero que se vivieron el 23 de julio de 1983 en Vostok. Sin embargo, treinta años más tarde, en 2013, un grupo de profesionales en meteorología y científicos del Centro de Nieve Nacional e Información del Hielo en Boulder, Colorado, Estados Unidos, decidieron investigar la temperatura global de los últimos 32 años a través de la información obtenida por el satélite Landsat.

Con este trabajo, liderado por el director de este establecimiento, Ted Scambos, se pudo detectar un gran descenso de la temperatura en la posición -81.8, 63.5; es decir, en las cercanías del domo A y el domo F de la Antártida.

Día de la Educación Especial: ¿por qué se celebra en nuestro país?

Allí observaron una concentración de aire con temperaturas de -93,2°C tanto en zonas montañosas como en llanuras, lo que llamó la atención de los investigadores quienes, sorprendidos por esto, se comunicaron con la Unión Geofísica Americana de San Francisco para informar del fenómeno.

Sin embargo, y tal como publicó en aquel entonces la National Geographic, en el invierno de 2018 se batió el récord nuevamente: el 5 de julio, datos satelitales en unos 100 sitios ubicados en la capa de hielo de la Antártida Oriental dieron cuenta de -98 ºC. Este suceso sin precedentes, por el que casi se alcanzaron los 100°C bajo cero, es la temperatura más baja registrada en la historia.

El lugar más frío del planeta: ¿dónde es y qué temperaturas ha registrado?
Estas leyendo: la nacion