Warning: Use of undefined constant full - assumed 'full' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/customer/www/infojunin.com.ar/public_html/wp-content/plugins/rss-post-importer/app/classes/front/class-rss-pi-front.php on line 205

MAR DEL PLATA.- La pandemia dejó duras secuelas en general. El impacto fue fuerte para la ciudad. En lo social y también en la dinámica económica. La recuperación fue lenta y si algo bueno quedó por aquí vinculado a casi un año y medio de restricciones sanitarias fue el posterior reencuentro con un turismo calificado que parecía perdido, disparado hace largo tiempo hacia otros horizontes fronteras afuera y de a poco recuperado cuando el riesgo sanitario obligó a decidir vacaciones entre destinos de cabotaje.

Dejar de fumar a los 35 años igualaría el riesgo de muerte con los no fumadores


alojamiento wordpress

Parece que Mar del Plata superó esa prueba, cuando durante las últimas temporadas vio asomar y crecer paso a paso el valioso segmento ABC1. Y ahora, en vísperas de un nuevo verano, es también el que primero que golpea las puertas en el mercado de alojamiento para asegurarse las mejores plazas.

Coinciden en el sector inmobiliario que la demanda de alquileres se anticipó mucho más de lo esperado y, aseguran, ya desde más de dos meses reciben consultas, presupuestos y reservas para quedarse con las propiedades más cercanas al mar o casas, también flamantes, en los barrios privados que se multiplican en la periferia.

Los edificios con vista al mar, una de las opciones del segmento ABC1

Los edificios con vista al mar, una de las opciones del segmento ABC1 (Mauro V. Rizzi/)

Si aquella lenta salida de los contagios de coronavirus hizo alguna vez su aporte a los intereses locales, con turistas temerosos de arriesgarse a viajar hacia escenarios lejanos y dudosos, el complejo escenario económico de estos días y las inconveniencias cambiarias, con cargas impositivas que desalientan el consumo y financiamiento en dólares, vuelven a invitar a vacaciones sin salir del país.

Se empieza a recuperar un perfil de viajero que se asegura temprano las mejores propiedades y que se queda por períodos más largos”, explicó a LA NACIÓN Gabriela Velati, al frente de la inmobiliaria que lleva su apellido y que concentra buena parte de la oferta de Playa Grande, una de las zonas favoritas en la cartera premium de la ciudad.

A favor jugó el desarrollo de unidades de categoría que exhibe el frente más cotizado de la costa marplatense, con decenas de nuevas torres de departamentos en LA primera línea de mar y cargada de amenities.

Desde el Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata reconocen que a la fecha hay reservas sobre casi 20% de la plaza extrahotelera. Afirman que la cifra es buena para la época y por el clima en el sector es más que prometedora, ya que perciben que las operaciones arrancaron hace varias semanas y creen que lo que queda por delante es que se aceleren.

“Lo que tenemos, lo hemos alquilado”, señala Manuel Ladanaj, manager de la Inmobiliaria Robles, que si bien no trabajan con un porfolio amplio en unidades de temporada bien pronto advirtieron que la demanda daba muy buenas señales. “Desde alquileres por quincena hasta temporada completa hemos tenido en los contratos”, confirmó.

Es un mercado que, al igual que algunas localidades de la costa atlántica que son favoritos entre viajeros de buenos bolsillos, aquí también se mueve en dólares. Una operatoria aún más consolidada en estas épocas en las que la inflación obliga a modificar precios casi a diario.

La mirada de un científico: qué tan seguro es experimentar con virus

Valores

Consultas realizadas por LA NACIÓN dan cuenta de alquileres de departamentos de dos ambientes a partir de los US$1200 el mes en cercanías de la costa. De unidades de tres ambientes muy buenas, también con similar ubicación, desde US$2500. Por US$3500 a US$4000 hay publicados tres ambientes calificados “premium”, con dormitorios en suite. Y con vista directa al mar se consiguen de cuatro ambientes por US$5000 a US$6000 y pisos de categoría por unos US$12.000. Los valores son referenciales –hay variedad y por encima de esas cifras-, mensuales y para enero.

“Las preferencias se reparten entre departamentos, barrios privados o casas, pero en este caso con mucha consulta sobre la presencia de seguridad privada cercana”, explica Velati sobre el principal requerimiento que advierte entre los clientes que programan su estada por aquí para comienzos del año próximo.

Las torres, otra de las opciones del segmento ABC1

Las torres, otra de las opciones del segmento ABC1 (Mauro V. Rizzi/)

Es también quien recuerda que hasta hace casi un par de décadas las consultas recién se abrían durante el fin de semana largo de octubre. El año pasado el mercado se despertó a mediados de septiembre y este año se sacudió la modorra por agosto, con pedidos de primeros precios.

La coincidencia entre operadores inmobiliarios es que en este rango de propiedades casi no se modificaron precios porque están dolarizados. La modalidad de pago es la seña y el saldo, al ocupar la propiedad. En moneda estadounidense o a cotización del dólar blue del día en que se realiza la apertura o cierre de la operación.

Rodrigo Sanz, que tiene una amplia cartera de propiedades de temporada en gama media, destaca una expectativa “optimista” para la temporada. “Ir al exterior está cada vez más difícil y más caro, y el que además lo hacía con financiación en cuotas ahora está buscando opciones por acá”, dijo a LA NACIÓN.

En ese mercado de clase media y media baja, que arranca algo siempre más demorado aquí por la abundancia de propiedades, también la forma de pago se convierte en un dilema frente a una inflación que no da respiro.

El mecanismo sugerido por las inmobiliarias y aceptado por propietarios es de 50% del total del contrato en concepto de seña y la otra mitad al ocupar la propiedad, ya en temporada. Ocurre que entre un pago y otro pueden transcurrir desde dos a cuatro meses, lo que podría derivar al propietario en la pérdida de hasta 25%. “La primera mitad se paga en pesos y el saldo se convierte y fija allí mismo para pagar a cotización blue del día en que se toma posesión”, explican sobre la opción que más conforma a ambas partes. Entre tantas denominaciones que habitan el mercado cambiario, a ese mix de monedas ya le pusieron nombre por aquí: “Dólar Mar del Plata”, le empiezan a llamar.


Estas leyendo: Deportes

Deja un comentario