Hace cinco años, para el brindis de las fiestas con $1000 los argentinos podían comprar 15 pan dulces de 400 gramos; este año solo uno. Además, de 64 garrapiñadas de 80 gramos de maní pasaron a apenas cinco. En tanto, de adquirir 54 turrones por 80 gramos bajaron a cuatro. En tanto, si se considera toda una cena, con asado, lechuga, tomate, gaseosa, además del brindis, lo que en 2017 costaba $630 hoy vale diez veces más: $6030.

Así surge de un relevamiento realizado por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA). “Analizamos una cena bien argenta: un asadito, ensalada, gaseosa, un heladito de postre, un brindis y algunos productos dulces. Esta celebración típica en cualquier hogar argentino en 2017 costaba $630, en 2021 costó $3240 y hoy sale $6030. En cinco años nuestra cena cuesta 10 veces lo que costaba”, dijo David Miazzo, economista jefe de FADA.

El aumento del brindis para las fiestas

El aumento del brindis para las fiestas

Comentó que, en 2017, con $1000 se podían comprar 4 potes de helado. Hoy no alcanza para ninguno. Con la garrapiñada sucedió algo similar: se compraban 64 paquetes ($15,50) y hoy únicamente 5 ($180). Es decir, se “perdieron” 59 paquetes. En postres de maní se compraban 26 ($38) y ahora solo 2 ($360). Se resignaron 24.

También se vio afectado uno de los momentos más importantes de las fiestas: el brindis. Mientras en 2017 con 1000 pesos se compraban 18 botellas de sidra que valían $56 pesos, hoy solo alcanza para una, ya que subió a $710. “Equivalen a 68 brindis que perdimos”, analizó Miazzo.

La cena para las fiestas cuesta 10 veces más que hace cinco años

La cena para las fiestas cuesta 10 veces más que hace cinco años

El 2022 cerrará con una inflación del 91% y la expectativa es un piso del 100% para 2023. Lo preocupante es que no hay indicadores que nos hagan pensar que vaya a bajar la inflación, el menos de manera consistente”, opinó Miazzo.

El mismo changuito vale nueve veces lo que costaba

El mismo changuito vale nueve veces lo que costaba

El “Changómetro”, como llaman a este relevamiento, tiene en cuenta una mesa dulce y brindis con productos típicos: sidra, pan dulce, turrón, garrapiñada y postre de maní.

Miazzo remarcó el impacto de la inflación y la pérdida del poder adquisitivo. “Los salarios vienen muy golpeados, han perdido el 22,5% del poder de compra desde diciembre de 2017. Esto significa que si una persona podía comprar 4 kilos de algún producto, en promedio hoy sólo puede comprar 3 con su salario. Esto sucede porque es muy difícil que los salarios se puedan mantener al ritmo de los precios en una economía que no crece y tiene niveles de inflación altos”, afirmó.

“Mientras que en 2017 con $1000 podíamos comprar 15 pan dulces ($64), hoy solamente nos alcanza para 1 ($680). Perdimos 14”, destacó.

En cinco años, con 00 los argentinos pasaron de comprar 15 pan dulces a solo uno
Estas leyendo: la nacion