Joaquín Alcorta es un juninense, ingeniero en alimentos egresado de la UNNOBA que se encuentra actualmente en Nantes (Francia). Tras realizar un master en operaciones Supply Chaine, trabaja como consultor en una empresa de informática para la industria alimentaria. Si bien esa, por sí sola, es una buena noticia , hoy, los motivos que nos llevaron a contactarnos con él son otros. Y están relacionados con un video difundido en el instagram de Junin24, en el que se lo ve festejando el segundo gol del seleccionado nacional, pero en una ciudad francesa y rodeado de galos que querían que la copa permanezca allí.

Lo que seguramente Joaquín no hubiera imaginado un par de años atrás es que la Copa del Mundo en Qatar, lo encontraría radicado en el país cuyo seleccionado de fútbol disputaría la final con Argentina.
Menos aún, que vería el cotejo, en vivo y en directo, rodeado de algunas decenas de argentinos y centenares de franceses. El video publicado en Junín24, que bate récord de vistas con 322.000 reproducciones y casi 20.000 Me Gusta, no es ni más ni menos que la reacción de un argentino cuando Ángel Di María convierte el segundo tanto. El detalle es que a Joaquín, se lo ve rodeado de franceses que permanecen silenciosos sin que medie siquiera medio reproche, algo que en nuestro país, de resultar a la inversa, hasta se podría decir que sería casi imposible. Y mayor trascendencia adquiere cuando se conocen detalles del lugar, la cantidad de personas presentes, la reacción de los hinchas, tanto de un lado como del otro.

Es así que hablamos con Joaquín Alcorta. La intención era completar el cuadro. Estaba en un bar –comienza Joaquín-, que funciona como bar y boliche, Prohibition. “Ya se habían transmitido muchos partidos de la Copa del Mundo y en particular fui porque había visto en un grupo de Facebook de argentinos en Nantes que muchos iban a estar allí”. Así llegaron, “ocho amigos, entre ellos Cami” (su pareja). En el bar habría entre 300 y 400 franceses y entre 20 y 30 argentinos” recuerda. Cuando entraron a Prohibition, los franceses estaban en la planta baja y en el entrepiso. Luego en uno más arriba, mayoría de argentinos y algunos franceses. Joaquín recuerda que habían optado por el entrepiso. No quería estar solamente con sus connacionales ya que la intensión era compartir con su pareja y el resto de sus amigos. Lo cierto es que “ahí estaba rodeado de franceses y a unos 5 o 10 metros, a mi izquierda, algunos argentinos, que son a los que miro al final del video, para festejar con ellos” . Así comenzarían a transcurrir los primeros cuarenta y cinco minutos del partido. Llegó el segundo gol y ”dije, ya está. Somos campeones del mundo”.

Un detalle a destacar en Joaquín es que durante todo el partido, siempre “estuve mirando la pantalla y no a los franceses, para no faltarle el respeto a nadie”. Más aún, “tenía puesta la camiseta de Argentina pero me había pintado la bandera de Francia “para que no me caguen a palos si llegaba a gritar los goles”. El cuadro sin dudas fue muy particular. “El bar estaba repleto y el ambiente era muy bueno”. Es más, compartió charlas previas, cuando “el partido podía ser para cualquiera”. El momento más complicado para este juninense, sin dudas debe haber sido el transcurrido durante el segundo tiempo. “Cuando gritaron los franceses, el techo se vino abajo. Impresionante. Eran cuatrocientos en un bar todo cerrado… y vos ahí”.

Fueron más de 100 minutos de tensión extrema. Y no sólo porque se estaba jugando una final del mundial de fútbol. También porque en un lugar cerrado y con una veintena de argentinos rodados por 400 franceses, la minoría se quedaba con la copa. Joaquín entonces, primero festejó con otros argentinos pero al regresar al entrepiso del bar, “más de uno me dio la mano, me felicitaron, me hablaron de un buen partido y llegaron a decirme que merecíamos ganar”. Pero sobre todo, “gran parte de los franceses decían, aunque perdamos, estamos contentos si Messi gana”.

Y una última reflexión. ¿Qué tal si invertimos la situación? Imaginemos un bar en Córdoba, Rosario o Mendoza, con 400 argentinos y 20 franceses. La final de la Copa del Mundo….un gol de los galos…los gritos…los festejos….hubiera terminado igual?. Si la suerte nos acompaña, podremos también contar esa historia…aunque sin video.

La entrada En la final de la Copa del Mundo, la experiencia vivida por el juninense Joaquín Alcorta: Cómo gritar un gol rodeado de franceses y no morir en el intento se publicó primero en Junín 24 – Noticias de Junín.

En la final de la Copa del Mundo, la experiencia vivida por el juninense Joaquín Alcorta: Cómo gritar un gol rodeado de franceses y no morir en el intento
Estas leyendo: Junin