En medio de los cortes de luz y de las crecientes protestas de vecinos, el Gobierno analiza la intervención -“sin afectación del capital”- de Edesur. Se trata de una propuesta que el ministro de Economía, Sergio Massa, le hizo este mediodía, a Alberto Fernández. La empresa distribuidora de electricidad ya tiene una veedora desde hace más de un año. Podría caberle una multa de $1000 millones por la falta suministro, aseguraron en el Ejecutivo.

Fuentes oficiales del Ministerio de Economía y de Casa Rosada confirmaron que se evalúa esa idea y que a las 19 se presentaría un informe del Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE) -la entidad que regula al sector- que el titular del Palacio de Hacienda le llevó este mediodía al Presidente a Casa Rosada y que justificaría tal decisión oficial. Las mismas fuentes confirmaron a LA NACION que el planteo es técnico y que habrá “protección del capital”.

“La idea es una intervención de la gestión por parte del ENRE y lanzar un plan de inversiones de emergencia a descontar del activo regulatorio”, estimaron a este medio fuentes al tanto del tema en el quinto piso del Palacio de Hacienda.

“Podría darse una intervención de gestión sin afectación de capital de la empresa, y para ello, el ENRE está trabajando una propuesta con la Secretaría de Energía”, confirmaron en la Secretaría de Energía a LA NACION. Precisaron que se citó a la empresa a una reunión “de urgencia”, en la que podría comunicársele la decisión de una resolución que implique la presencia permanente de técnicos del ENRE “in situ” con facultades para fiscalizar los procesos operativos, de seguimientos de atención de reclamos y de intervención en el desempeño frente a los usuarios.

“Se le hará saber de la ejecución de una sentencia judicial millonaria motivada en reiteradas sanciones por incumplimientos. La cifra superaría los $1000 millones”, dijeron en la Secretaría de Energía.

Massa le planteó esta opción a Alberto Fernández en un encuentro realizado en la Casa Rosada, luego de recibir a intendentes y a empresarios bodegueros, que iban a anunciar inversiones en el país.

Tras la ola de calor que tuvo su pico el viernes y de los cortes de luz, la secretaria de Energía, Flavia Royón, realizó una amenaza el domingo vía Twitter. Dijo que había instruido al ENRE para que iniciara las actuaciones administrativas correspondientes para solucionar de forma inmediata y definitiva las interrupciones que sufren los usuarios de la empresa. “No nos va a temblar el pulso si eso implica tener que terminar el contrato de concesión del servicio de distribución eléctrica”, aseguró la secretaria que llegó de la mano del actual ministro de Economía.

Sin embargo, con el correr de las horas el Gobierno desescaló el conflicto con la empresa, habló solo de multas y de la posibilidad de abrir una investigación recién a partir del miércoles próximo. El que tiene a cargo esa tarea es Walter Martello, titular del ENRE, que convocó a una mesa técnico administrativa para dar comienzo al proceso de revisión de las cláusulas contractuales y empezar a elaborar el informe respecto a la situación de la distribuidora.

El 23 de noviembre se conoció que la empresa italiana Enel- que tiene el control de Edesur- se irá de la Argentina como consecuencia de la política energética oficial. Más allá de la aplicación de la segmentación de tarifas, Edesur, al igual que Edenor, solo tuvo dos aumentos acumulados del 32% en los últimos tres años. La inflación fue de más del 300% en el mismo período.

En la última audiencia pública, el representante de la distribuidora, Jorge Alberto Lemos, dijo que, para este año, Edesur tendrá un déficit de $118.600 millones, que se puede cubrir con tarifas o subsidios. El 6 de febrero pasado, Martello comunicó aumentos para la distribución en el AMBA (Edenor y Edesur), en dos tramos (abril y junio) de $360 cada uno para los niveles 2 y 3 (usuarios de ingresos bajos y medios), y de $410 cada cuota para los N1 (usuarios de ingresos altos).

Culpas cruzadas

Hoy por la mañana, Martello rechazó los argumentos que dio la distribuidora Edesur en una solicitada para justificar los cortes de luz que en los últimos días afectaron a cientos de miles de usuarios en el AMBA. “Hoy, la empresa Edesur del grupo ENEL publica una solicitada haciendo referencia a la situación extraordinaria de las altas temperaturas del día viernes. El gráfico es de hace unos minutitos o sea cinco días después y 20 grados menos de temperatura”, cuestionó Martello. De esa manera, hizo alusión a los datos publicados por el ENRE que entonces mostraban que a las 8.10 había aún 15.000 usuarios de Edesur sin suministro de energía eléctrica, cuando la temperatura no llegaba a los 23 grados.

En la solicitada de la empresa, la compañía eléctrica afirmó: “Febrero se presentó como el más caluroso de los últimos 60 años”. Luego describió que el pasado viernes 10, a las 13.45, registró un récord histórico de demanda de energía, de 4181 megavatios y que ,a las 13.54, el operador del sistema de alta tensión del Gran Buenos Aires (Sacme) pidió realizar cortes a clientes, tras informar que la generación de energía para la zona sur del conurbano bonaerense resultaba insuficiente.

“Producto del pedido de Sacme, se realizaron cortes preventivos a unos 180.000 clientes, que equivalen a 250 MW, entre las 14 y las 17. El 70% fue normalizado a las 16″, afirmó la distribuidora en su descargo. “Después de esta hora, permanecieron sin suministro cerca de 37.000 clientes asociados a desperfectos ocasionados por la ola de calor, que fueron recuperando el suministro a lo largo de la tarde y la noche”, completó la empresa.

Sobre este punto, el ENRE explicó que “Cammesa, el operador del Sistema Argentino de Interconexión (SADI), confirmó que no solicitó ningún corte en ninguna de las áreas o regiones del país, dado que el pico se operó con reservas óptimas”.

Protestas en la autopista

Vecinos y efectivos policiales se enfrentaron esta mañana durante el desalojo de una protesta sobre la Autopista Dellepiane, a la altura del barrio porteño de Villa Lugano, en reclamo por un corte de luz eléctrica desde hace cuatro días. La caótica situación generó fuertes demoras y complicaciones, tanto en la circulación rumbo al centro de la ciudad de Buenos Aires como hacia el aeropuerto internacional de Ezeiza.

La protesta -que comenzó el lunes y continuó ayer por la tarde- fue retomada hoy a las 6 por un grupo de vecinos que interrumpió el tránsito en ambos sentidos de esa autopista a la altura de avenida Escalada. Uno de los manifestantes fue detenido al mediodía por agentes de la Policía de la Ciudad, en el marco de una situación de tensión y enfrentamientos.

Con la colaboración de Maia Jastreblansky

En medio de los cortes, el Gobierno analiza intervenir Edesur
Estas leyendo: la nacion