Si por algo se identifica a los italianos es por su gastronomía e historia, pero también por sus arraigadas costumbres. Sin embargo, esto no es lo único. Otra peculiaridad que tienen estos ciudadanos es la forma en la que utilizan sus manos al hablar. En ese contexto, una mujer estadounidense retó a su esposo para que dejara a un lado esta práctica, pero el resultado la sorprendió muchísimo.

Le pidieron propina en el aeropuerto, se indignó, pero muchos la condenaron por un motivo: “Discriminas”

Al ser testigo de cómo su marido italiano, Carlo, empleaba las manos al momento de hablar para casi cualquier situación, Sarah, que es estadounidense, lo desafió con algo que sería impensable para él: “Te voy a hacer una pregunta, pero no puedes usar las manos”, comenzó el video que publicó en su cuenta de TikTok @carloandsarah. Sin embargo, incluso antes de pronunciar alguna palabra, el italiano, por inercia, ya había juntado sus extremidades hacia el centro, al tiempo que decía “agaim”. Como es costumbre, su esposa se burló por su pronunciación, ya que lo correcto era “again”, que significa “de nuevo”.

(TikTok / @carloandsarah)

Carlo aceptó esta dinámica e incluso colocó las manos debajo de su cuerpo en un intento de no fallar. Sin embargo, inmediatamente descubrió que no era tan fácil y hasta bromeó al decir que ya había perdido. No obstante, el reto llegó segundos después cuando Sarah le lanzó una pregunta para tocar fibras sensibles: “¿Eres realmente italiano?”, pronunció.

Como era de esperarse, el joven se olvidó de todo y de forma veloz sacó las manos de su cuerpo y las colocó al centro de su pecho, en una de las señales que por bastante tiempo han caracterizado a los italianos: “Si quieres que no mueva las manos, no tienes que decirme nada”, agregó. No obstante, Sarah ignoró sus reclamos y continuó con su broma.

Le pidieron propina en el aeropuerto, se indignó, pero muchos la condenaron por un motivo: “Discriminas”

Los cuestionamientos sobre la nacionalidad siguieron e incluso la mujer lo provocó al decirle que, debido a que su residencia ahora estaba en Estados Unidos, ya no podía llamarse italiano. Si bien las manos de su esposo estaban “atrapadas”, su cuerpo se movió en un intento por contradecirla. La también influencer lo notó y le prohibió que lo hiciera.

Pese a eso, Carlo no se rindió. Sin poder moverse, llegó el último interrogante: “¿Eres italiano?”, le soltó la joven a su esposo. Éste se concentró, respiró profundo y contestó tranquilo: “Por supuesto que soy italiano”.

La reacción en redes

El divertido video tiene 24 millones de reproducciones y una gran cantidad de comentarios. La mayoría de los usuarios se divirtió por la actitud de Carlo y muchos se solidarizaron con él: “Si le decís que no es italiano y que es estadounidense, yo también muevo hasta la última célula para decirte que no”, escribió uno.

Carlo y Sarah tienen 4,5 millones de suscriptores en TikTok

Carlo y Sarah tienen 4,5 millones de suscriptores en TikTok

Además, otros también resaltaron que no solo los italianos utilizaban las manos al momento de hablar, sino que en otros países también lo hacían: “En Argentina hubiese sido feliz, nos movemos igual al hablar”.

¿Quiénes son Carlo y Sarah?

Carlo y Sarah son un matrimonio italiano-americano. En sus videos, ambos se ríen de sus diferencias culturales y suben divertidos contenidos a sus redes sociales. Tan solo en TikTok tienen 4,5 millones de seguidores, ya que sus clips alcanzaron gran popularidad entre la comunidad virtual.

Es de EE.UU., desafió a su esposo italiano a dejar una costumbre de lado, pero no lo consiguió: “Imposible”
Estas leyendo: la nacion