Familiares de las 159 víctimas de la avalancha humana ocurrida en Halloween en el barrio de Itaewon de Seúl, en Corea del Sur, se han enfrentado este sábado a la Policía, que tenía orden de impedir la colocación de un altar de homenaje a los fallecidos en el lugar del accidente.

«Nos da mucha pena que la Policía y el gobierno metropolitano de Seúl intenten callar las voces de las familias de las víctimas en lugar de recordar y homenajear a las víctimas», ha explicado un portavoz del grupo Abogados por una Sociedad Democrática o Minbyun, citado por la agencia de noticias Yonhap.

Un millar de manifestantes, incluidos 150 familiares de las víctimas, han marchado en la mañana de este sábado hasta la estación de Noksapyeong y la calle Sejongno, donde las autoridades han desplegado a unos 3.000 agentes para impedir la instalación del altar en la plaza Gwanghwamun.

Repentinamente los familiares y asistentes a la manifestación han levantado un altar de recuerdo en la plaza de Seúl, frente a la sede del Ayuntamiento de la capital, e la calle Sejongno. Los agentes han intervenido, pero ante la resistencia de los participantes, han desistido.

Unos 70 funcionarios han intentado más tarde desmontar el monumento improvisado, pero también tuvieron que retirarse, informa Yonhap. Uno de los familiares de las víctimas perdió el conocimiento y fue trasladado a un hospital cercano, según testigos presenciales.

Finalmente a las 14.10 horas comenzó una ceremonia en recuerdo de las víctimas en el que han participado unas 5.000 personas que han ocupado cuatro de los seis carriles de la calle.

Los familiares portaban un pañuelo rojo, símbolo de la pérdida de un ser querido, y una cinta con cuatro estrellas en representación de las víctimas, familiares, supervivientes y personal de rescate.

En la manifestación ha habido críticas a la politización de la comisión de la comisión de investigación abierta por la Asamblea Nacional sobre el incidente. La comisión concluyó sus trabajos en 55 días.

Familiares de víctimas de la avalancha humana de Itaewon se enfrentan a la Policía por la colocación de un altar
Estas leyendo: la nacion