Fui deportado”, comenzaba un video en el que se ve cómo un viajero australiano emprende la aventura rumbo a Estados Unidos. Después de abordar el avión y de llegar a un aeropuerto norteamericano, enseguida vuelve a aparecer en la aeronave, con la leyenda que adelanta su expulsión del país. El joven había viajado allí en 2018 y permaneció por 90 días sin ningún problema. Motivado por su experiencia, decidió regresar. Tras casi 24 horas de viaje, una fuerte inversión de dinero y con todo reservado, le ocurrió lo impensado: lo deportaron por algo que ni siquiera le había pasado por la cabeza.

Viajaba de Nueva York a Florida y al asistir a una mujer en un vuelo evitó un aterrizaje de emergencia

La experiencia del viajero se publicó en la cuenta @akeimtakamura, en la red social de videos. Tras su traslado en 2018, éste volvió a Australia y comenzó a ahorrar con un objetivo. “Hice exactamente lo mismo que la primera vez. Apliqué para el ESTA [programa de exención de visados] y me lo aprobaron por segunda vez, tenía mis tickets preparados y donde iba a quedarme”, comienza su narración.

(@akeimtakamura)

Si bien parecía que todo estaba en orden, llegó a América y atravesó el filtro de migraciones. El oficial le preguntó cuánto tiempo se quedaría y, con todo en el plan, el australiano le respondió que 90 días. Desde ahí, comenta en el clip, la situación tomó un matiz diferente. Lo llevaron al cuarto de migraciones, donde le pidieron más información y le revelaron lo que ocurría. “Me dijeron que la primera vez que había viajado no me había quedado 90 días, sino técnicamente, 91. Esto debido a las diferencias horarias por zonas o algo así (…) Incluso cuando yo calculé que fueron 90″, sigue su explicación.

Al parecer, para los oficiales migratorios no hubo justificación válida, a pesar de que se trataba de un par de horas por la diferencia horaria. “Incluso cuando apliqué por segunda vez, me aprobaron”, recuerda el joven sobre su trámite de visa. “No salía en el sistema o algo. Atravesé los dos aeropuertos de Australia”, añade.

Antes de concluir, el viajero, identificado como Akeim, instó a seguir una recomendación clave: “Si quieres ir a Estados Unidos con el ESTA, asegurarte de estar ahí por 89 días como máximo”. También enfatizó que no había sido vetado por el país, y que puede regresar si tramita un visado.

(@akeimtakamura)

Aunque él habla de una “visa ESTA”, en realidad este requisito -que es, precisamente, un permiso y no una visa- puede solicitarse a través de un formulario en línea y se destina a quienes deseen hacer vacaciones, negocios y traslados. No es un tipo de visa, pero sí una autorización de viaje válida.

¿Cómo funciona la visa estadounidense desde Australia?

El caso de este viajero podría aplicar a otros ciudadanos que no necesitan visa para ingresar a Estados Unidos. Australia, por ejemplo, es una de las naciones asociadas en el Programa de Exención de Visa. En consecuencia, se puede solicitar este permiso para ingresar al país legalmente.

Hallaron en Egipto una momia llamada ‘Messi’

Lo único que deben hacer es aplicar para el Sistema Electrónico de Autorización de Viaje (ESTA). De esta forma, cuando se llega a EE.UU. un oficial toma las huellas digitales y verifica el motivo del viaje. De acuerdo con Visa Help, la mayoría de los ciudadanos australianos no requieren una visa para visitar los Estados Unidos, pero hay excepciones. Los siguientes no son elegibles:

  • Quienes viajaron a Irán, Irak, Sudán, Siria, Libia, Somalia o Yemen después del 1º de marzo de 2011.
  • Quienes tengan doble ciudadanía, que incluya a Irán, Irak, Sudán o Siria.
  • También, como en el caso del viajero australiano, si son ciudadanos o titulares de un pasaporte australiano, pero les fue negado el ingreso a los Estados Unidos con un ESTA, deberán tramitar otro tipo de visas.

Fue a EE.UU., declaró en migraciones y lo deportaron por una insólita razón
Estas leyendo: la nacion