Los dos menores, de 16 y 17 años, acusados de asesinar al empresario Andrés Blaquier para robarle la moto, seguirán presos. En las últimas horas, la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Isidro confirmó la prisión preventiva para ambos menores, procesados por el homicidio ocurrido el 29 de octubre pasado en el kilómetro 50 de la Panamericana.

En la investigación encarada por el Ministerio Público de San Isidro, se determinó que ambos menores interceptaron la moto BMW en la que el empresario y su esposa regresaban a su casa y los amenazaron, a punta de pistola, para obligarlos a detener la marcha.

Blaquier nunca se resistió al robo, sin embargo, le dispararon un balazo que lo mató en el acto. Con ese tiro, los delincuentes provocaron que el empresario perdiera el control de la moto y cayera a la calzada, donde murió. A raíz de la caída, su esposa sufrió la fractura de una rótula.

Al rechazar los recursos presentados por las defensas de ambos imputados, los jueces Oscar Quintana, y Ernesto García Maañón confirmaron la resolución dictada por el juez de Garantías del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, Fernando Ribeiro Cardadeiro, que procesó a los menores por su responsabilidad en el robo agravado por el uso de arma de fuego y por resultar lesiones graves en concurso real con homicidio criminis causae, agravado por haberse cometido con arma de fuego.

Detenido por el crimen de Blaquier

Los sospechosos fueron filmados por cámaras de seguridad en otra moto robada, poco antes del asesinato

“Todo lo analizado es elocuente. Lo cierto es que no se trata de elementos de convicción aislados, que se hayan forzado para acusar a ambos imputados, sino que, aprecio, corroborados tanto los testimonios de los numerarios intervinientes, de las víctimas, de los eventuales testigos, las investigaciones llevadas a cabo, los cotejos mediante las observaciones de las abundantes filmaciones de los vehículos”, expresó uno de los camaristas en los fundamentos de la resolución que también fue firmada por el secretario del tribunal, Bernardo Hermida Lozano.

Durante la investigación encarada por el fiscal Cosme Iribarren se estableció que los responsables del homicidio del empresario usaban como base de operaciones el barrio Cri Cri, situado en la localidad de Garín. Además, a partir de una serie de testimonios se determinó que se dedicaban a robar motos de alta gama, que entregaban en una casa de la localidad de Grand Bourg, donde les pagaban $100.000 por cada vehículo.

Fuentes del caso precisaron que la novia de uno de los imputados confesó todo lo que le había contado ese joven y reconoció a los dos asaltantes de la moto en las imágenes de los hechos.

“El acompañante de la moto, de 16 años, le disparó en el pecho al conductor de la moto BMW 1200 con una pistola calibre 9mm, con la intención y voluntad de causarle la muerte para facilitar y consumar el desapoderamiento de su motovehículo. Como consecuencia del disparo, la víctima y su esposa cayeron de moto. Entonces, el mismo ladrón volvió a disparar el arma de fuego. Se subió a la moto BMW 1200 desapoderando a su titular de la misma, dándose a la fuga a bordo de ella. Mientras la esposa de la víctima como consecuencia de la violencia desplegada para consumar el robo, sufrió la fractura de la rótula de su rodilla izquierda”, así describieron los responsables del sumario cómo ocurrió el sangriento episodio.

ADN del crimen: cinco cadáveres abandonados y unidos por la sombra de la policía bonaerense

Debido a que se trata de menores, que si bien son punibles porque tienen 16 y 17 años, sus identidades se mantendrán en reserva por cuestiones legales que prohíben la difusión de sus nombres. Aunque Blaquier fue asistido por una ambulancia, llegó sin vida al hospital. La autopsia determinó que falleció debido a un “shock hipovolémico, a causa de una herida de arma de fuego”.

Después de robarle la moto, el delincuente que mató al empresario abordó el vehículo. Junto a su cómplice huyó en dirección a Tortuguitas. En la bajada de la Panamericana, en el kilómetro 40, el agresor perdió el control de la moto BMW 1200 y la abandonó.

Un vecino que estaba en el lugar vio la caída e intentó ayudar al conductor, pero no tuvo tiempo. “El muchacho, que vestía una remera gris y que tenía su cabello corto teñido de rubio, perdió el control de la moto, se cayó con el vehículo e inmediatamente se puso de pie. En ese momento abordó otra moto que se le acercó y siguió su marcha hacia el sur”, indicó el testigo.

Este testimonio se sumó a las declaraciones de la esposa de la víctima y de la pareja que viajaba en otra moto junto al matrimonio Blaquier. Además, se agregaron grabaciones de las cámaras de seguridad que registraron el momento en que los agresores ingresan en el barrio Cri Cri y cruzan el puente del arroyo Garín.

Detenido por el crimen de Blaquier

Tras caer de la moto robada, uno de los menores fue acompañado por su familia a un hospital; el registro de las cámaras de seguridad permitió su arresto

Otra de las cámaras de seguridad registró el momento en el sospechoso, de 16 años, ingresó en una sala de primeros auxilios donde lo atendieron por una herida en la rodilla. El menor había dicho que se lastimó porque tuvo un accidente con la moto. En realidad, la herida fue causada a raíz de la caída de la moto BMW 1200 que le robó a Blaquier, después de matarlo.

El automóvil Renault Clío negro en el que llevaron al sospechoso, de 16 años, a la sala de primeros de auxilios de Garín también quedó grabado en las cámaras de seguridad. Los investigadores siguieron el recorrido del vehículo hasta la casa donde el menor se había refugiado.

“Ambos acusados fueron grabados cuando robaron la Kawasaki Z400 negra y verde que utilizaron en el ataque contra Blaquier. Las comparativas en fotogramas son puntuales. No solo los cascos que utilizaran en forma diaria posee características, modelos y colores extremadamente puntuales y visibles, sino también la ropa que se aprecia hasta intercambiaban entre ellos”, concluyeron los camaristas.

En la resolución, los magistrados dispusieron que ambos menores cumplan la prisión preventiva en un instituto cerrado de La Plata para evitar una eventual fuga.

Homicidio agravado: seguirán presos los dos menores acusados de asesinar al empresario Andrés Blaquier para robarle la moto
Estas leyendo: la nacion