Con la suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, que el gobierno oficializó este viernes, la gran duda es qué sucederá con el gravamen en diciembre, cuando los trabajadores del sector formal cobran el medio aguinaldo. A partir del 1º de noviembre, el piso para pagar el tributo pasará de $280.000 a $330.000 brutos.

La suba del piso de Ganancias fue anunciada a mediados de octubre por el ministro de Economía, Sergio Massa, y llega en un momento clave, luego del cierre de las paritarias en el sector formal, con subas que a lo largo de 12 meses treparán, en algunos casos, muy por encima del 100 por ciento, como el caso de Camioneros, que este jueves cerró un incremento del 107 por ciento.


alojamiento wordpress

De esta manera, el piso de Ganancias ahora será de $330.000 del “monto de la remuneración y/o del haber bruto”. Además, el decreto publicado este viernes en el Boletín Oficial autoriza a la AFIP a establecer el monto deducible adicional, que será pertinente para quienes tengan salarios de entre $330.000 y y $431.988 en bruto, con el objetivo de establecer una deducción menor del impuesto para los primeros escalafones.

¿El aguinaldo paga el impuesto a las Ganancias?

En la misma normativa el Gobierno aclaró cómo se tiene que llevar a cabo el cálculo de cara al pago del segundo Sueldo Anual Complementario (SAC), el aguinaldo de diciembre, que se paga a mediados de mes.

Según el decreto, se deberá considerar el importe de $330 mil y el promedio del segundo semestre calendario de la remuneración y/o haber bruto. O sea, que para definir si el aguinaldo que se paga en diciembre quedará exento o no de Ganancias, se debe tener en cuenta el sueldo promedio entre julio y diciembre de 2022.

En el caso de que el salario promedio del último semestre supere los 330 mil pesos, entonces el aguinaldo será gravado por completo por el impuesto a las Ganancias. En cambio, si el promedio del sueldo de los últimos meses no supera los $330 mil, estará exento, siempre que el aguinaldo sea de hasta $165 mil pesos, es decir, $330.000 dividido dos.

En este sentido, es clave tener en cuenta que para el promedio se deben considerar todos los importes que se perciben por mes, más allá de si tienen o no carácter remuneratorio.

Para despejar dudas, es clave tener en cuenta que si un salario promedio mensual en bruto no superó nunca los $330 mil durante el segundo semestre de 2022, estará totalmente exento del pago de Ganancias al percibir el aguinaldo.

Source: economia – pagina 12

Deja un comentario