LA PLATA.- Trabajadores que intentaban impedir el debate del Presupuesto 2023 protagonizaron incidentes esta tarde en calle 7 entre 51 y 53, sobre el ingreso principal a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires.

Desde la mañana hubo múltiples manifestaciones en la Plaza San Martín, situada frente a la Legislatura y a la Casa de Gobierno: se movilizó la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo), el Partido Obrero- Frente de Izquierda y Madigraf- una cooperativa de trabajadores gráficos de la zona norte-. Los incidentes fueron protagonizados por los trabajadores municipales que quieren cambios en la regulación de los sueldos de los municipales.

Los trabajadores agrupados en Fesimubo reclaman que en el Presupuesto de 2023 se modifique la ley 14.656 que habilitó a los 135 intendentes de la provincia de Buenos Aires a establecer el valor de las asignaciones familiares por debajo del monto que establece la Anses.

Se trata de un cambio introducido en la ley de Presupuesto 2022 sancionada por la Legislatura bonaerense en diciembre del año pasado, que los municipales reclaman modificar en el Presupuesto para el año que viene.

“Se habilitó a los intendentes de la provincia de Buenos Aires a dar asignaciones familiares más bajas para los trabajadores municipales, como si nuestros hijos valieran mucho menos que el de otros trabajadores”, explicaron integrantes de Fesimubo presentes en la protesta de la Legislatura bonaerense.

Los desmanes se registraron sobre el ingreso de la Cámara de Diputados cuando trabajadores municipales se enfrentaron al personal de seguridad de la casa de leyes. Hubo varios trabajadores con lesiones menores a causa de que las piedras arrojadas hicieron estallar varios vidrios de la Cámara baja bonaerense.

Los municipales quieren evitar una cláusula que deja en suspenso o a consideración de cada comuna el pago de las asignaciones municipales.

“Había cascotes en el piso y gomas quemadas”, dijo Guillermo Kane del Frente de Izquierda.

“Esto muestra que hay una negociación entre cuatro paredes del Frente de Todos y Juntos todo se negocian cajas y modificaciones a espaldas de los trabajadores”, dijo Guillermo Kane, diputado de Izquierda.

Los municipales advirtieron que se quedan hasta que les den una respuesta

El debate

El gobernador Axel Kicillof propuso esta semana un nuevo acuerdo a la oposición para intentar aprobar el Presupuesto y la Ley Impositiva 2023 que se intentaba destrabar hoy mientras afuera una manifestación de trabajadores municipales y del Polo Obrero y el Frente de Izquierda se expresó en contra de la votación movilizados por los partido de izquierda.

El acuerdo incluye un Fondo de Infraestructural Municipal por casi 60 mil millones de pesos, topes a las subas del inmobiliario rural, baldío y urbano, en torno al 75 % para las categorías más altas que en el proyecto original estaban liberados. Se acordó además topes al impuesto automotor, en las escalas más altas. Y la prórroga de un fondo que el poder ejecutivo entregó a los municipios durante la pandemia de Covid- 19.

La negociación liderada por los presidentes de las Cámaras de Diputados, Federico Otermín, y de Senadores, Verónica Magario, supone también un acuerdo para presentar una nueva ley que permita discutir el Coeficiencia único de Distribución (CUD) en no más del 5 por ciento del reparto actual.

Este es un antiguo anhelo de los municipios más pequeños -en general gobernados por la oposición- dado que se ese coeficiente dependen múltiples repartos de recursos. Entre ellos el del Fondo de Infraestructura Municipal.

El CUD no solo alcanza a al Fondo de Infraestructura Municipal, también a todos los aportes coparticipables que hace la provincia a las 135 comunas de este territorio.

Los intendentes negociaban frenéticamente esta tarde para intentar obtener un mejor índice para cada distrito, pero el borrador facilitado por el Poder Ejecutivo no conformaba a todos los alcaldes.

Los intendentes de Juntos presionan para modificar este coeficiente que se construye en base a diferentes variables, como población, superficie, producción en salud, entre otras.

Los municipios pequeños, con baja población y superficie son históricamente los menos favorecidos en este reparto.

En lo que respecta al Fondo de Infraestructura Municipal este año se llegaría a un acuerdo para insertar en la ley de presupuesto una erogación de 57.500 millones para los 125 municipios. 40.000 millones de infraestructura y 17.500 millones de seguridad. Más un extra de 2500 millones de Adelantos del Tesoro Provincial para la oposición.

Incidentes y lesionados durante el primer intento por votar el presupuesto bonaerense
Estas leyendo: la nacion