CÓRDOBA.- El precandidato a presidente Juan Manuel Urtubey conversó con LA NACION sobre la estrategia del espacio que construyen “por fuera de la grieta” con el cordobés Juan Schiaretti. El anuncio llegó el martes pasado sin mayores detalles, con un comunicado escueto, de pocas líneas. Mientras el gobernador de Córdoba se mantiene en silencio, el salteño admitió que la expectativa es que compitan en una elección primaria “tres o cuatro candidatos”.

Urtubey ratificó que buscan que los argentinos “puedan expresarse por fuera de los polos de la grieta, generar un espacio plural, diverso, democrático”. Se mostró cauto respecto de si gobernadores como Sergio Uñac, Omar Perotti y Gustavo Bordet podrían terminar integrándose al espacio ahora que parecen haber empezado a tomar distancia de las decisiones de la Casa Rosada. “Lo que queremos es respetar los tiempos de los procesos políticos provinciales”, dijo y, en cambio, dio por hecho que Florencio Randazzo y Graciela Camaño se sumarían al espacio.

También se refirió a las diferencias que tiene el actual proyecto con el que intentaron en 2018 junto a Sergio Massa y Miguel Pichetto, y al que llamaron Alternativa Federal. Fue una aventura fugaz, que se terminó a los pocos meses, cuando el tigrense emigró al kirchnerismo y fue candidato en el Frente de Todos (FdT) y Pichetto se sumó a Juntos por el Cambio (JxC), donde acompañó a Mauricio Macri como candidato a vicepresidente.

-¿Cuáles son las claves del acuerdo con Schiaretti?

-Esencialmente es salir de la lógica de la confrontación como forma de construcción política, salir de la dialéctica amigo-enemigo que solo hace daño y no ayuda a construir. Apuntamos a generar el clima para crecer y desarrollarse. Trabajamos con eje en una agenda desarrollista, en hacer una alianza con los sectores que pueden generar lo necesario para crecer durante seis o siete años para ordenar la macroeconomía. Buscamos la constitución de un modelo fuertemente desarrollista con eje en la producción y el trabajo; trabajar con el complejo agroalimentario, la minería sustentable, la economía del conocimiento, por nombrar solo a algunos. Se necesita establecer prioridades que permitan ese desarrollo económico. Hoy se plantea la política desde el Estado y no desde la actividad privada; el Estado debe ser un servidor de la actividad que puede permitir generar esa riqueza que desde la política se plantea distribuir. Para distribuir riqueza primero hay que generarla.

-¿En qué se diferencia este espacio del que intentaron hacer en 2018 y meses después desapareció?

-Estamos apuntando a un modelo de país diferente, contrastando con el del FdT y el JxC; en ese momento no tuvimos la audacia de plantear ese modelo diferente y quedamos en medio de un marasmo que no generó nada. Hoy apuntamos a ese modelo que permita desarrollar los niveles de articulación necesaria entre Estado y sociedad con una orientación como eje. Es al revés de lo que hacen el FdT y JxC que comparten miradas comunes y mantienen una discusión procesal más que de fondo, discuten el cómo. Entre aquel momento y ahora pasaron el fracaso del gobierno anterior y del actual, el 100% de inflación, la pobreza creciente. La Argentina vive un fin de ciclo y más allá de ganar o perder elecciones, muchos argentinos pensamos de que hay vida por fuera de Mauricio Macri y Cristina Kirchner.

-¿Los candidatos serán usted y Schiaretti?

-Pensamos que lo mejor es que haya más, tres o cuatro pero tampoco vamos a impostar. Veremos cómo sale; conceptualmente deben adscribir a un modelo de país y las discusiones de poder que las resuelva la sociedad. Esa es otra diferencia con el intento de 2018 donde nos centramos en ese punto, pretendiendo resolverlo nosotros.

-¿De aquella iniciativa, puede haber alguien más? Estaban Massa, Pichetto.

-Massa en absoluto; es la representación de Gobierno. Es parte del problema.

-Apenas se conoció el espacio, hay sectores que los apuntaron como “troyanos”, como una pieza que entra para restarle votos a JxC.

-Ese es el mismo cuento que se repite siempre y que apunta a inhabilitar cualquier posibilidad de acción política y busca sostener el status quo. Es lo mismo que hace cuatro años pero al revés. Siempre que se plantea que si hay un tercero gana el gobierno y no fue así.

El ex gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey junto al actual gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti

El ex gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey junto al actual gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti

-¿Qué otros dirigentes suman? ¿Randazzo, Emilio Monzó, Ocaña? Son nombres con los que compartieron una reunión hace meses.

-Florencio es un dirigente con el que hablamos permanentemente y es parte de este espacio; también con Camaño hay diálogo. Habrá dirigentes de diferentes espacios que se irán sumando y planteando su posición. Tenemos una lógica horizontal, moderna, que se sale de la típica “rosca” política. Puede haber dirigentes de partidos provinciales. En la actualidad hay dos construcciones con jefaturas unipersonales y ese tipo de jefaturas son contrarias al funcionamiento que planteamos que es plural, democrático.

-¿Creen que gobernadores que tomaron distancia de la Rosada, como Uñac, Perotti y Bordet se acercarán?

-Quiero ser prudente. Soy un dirigente del interior y Juan también; lo que queremos es respetar los tiempos de los procesos políticos provinciales. Dos tercios de las provincias van a desdoblar elecciones, van a hacer que la nacional y la provincial corran por carriles separados, lo que no quiere decir enfrentados. Entonces qué sentido tiene meternos; una vez que pasen esas elecciones probablemente dirigentes de diferentes espacios plantearan sus posiciones. Otra diferencia con el 2018 es que quedó claro que no sirve para nada la acumulación de dirigentes, tratar de conmover mostrando poder cuando hay que mostrar programas de desarrollo, de organización.

-¿Facundo Manes está en la lista de potenciales socios?

-Me parecería buenísimo, pero no lo sé. La decisión la tomamos con Juan porque para que sea algo juntos hay que empezar a construirlo y pondremos los máximos esfuerzos para hacerlo.

-Que haya un segmento de votantes que dice que no votaría por los extremos no implica que voten por el medio. La intención de voto que reúne Javier Milei es alta y es un extremo…

-Es real y tiene la misma lógica de funcionamiento de los demás, busca construir desde la confrontación, desde el odio, no ofrece otra cosa. Nosotros no queremos dividir, sino construir.

-¿Sabe si Schiaretti hablará? Es raro que sea candidato y que no hable…

No lo sé. Sí está convencido de este camino en el que estamos.

Juan Manuel Urtubey: “El país vive un fin de ciclo, hay vida por fuera de Macri y Cristina Kirchner”
Estas leyendo: la nacion