A un año de su muerte, en diciembre de 2021, a los 87, el archivo de la escritora y periodista estadounidense Joan Didion fue adquirido por la Biblioteca Pública de Nueva York para abrirlo al público, después de un importante trabajo de catalogación que finalizaría en 2025. El legado de Didion incluye materiales literarios y personales que compartió con su esposo, el escritor John Gregory Dunne, que murió a fines de 2003: manuscritos, fotografías, cartas, listas de invitados, recetas, apuntes y proyectos no realizados, entre otros tesoros como el registro del trabajo individual y colaborativo de una de las parejas literarias más productivas y admiradas del ambiente literario en Estados Unidos. Dunne aparece por primera vez con sus materiales en 1964, el año en el que se casaron.

Una carta que Joan Didion envió a su familia en abril de 1957, cuando trabajaba en Vogue. Incluía un recorte de su nuevo vestido, al que calificó como "un éxito rotundo".

Una carta que Joan Didion envió a su familia en abril de 1957, cuando trabajaba en Vogue. Incluía un recorte de su nuevo vestido, al que calificó como «un éxito rotundo». (THE ARCHIVES OF JOAN DIDION AND JOHN GREGORY DUNNE/NEW YORK PUBLIC LIBRARY/)

El archivo “captura en gran medida el significado y la seriedad de sus carreras, pero también es profundamente personal”, declaró a The New York Times Julie Golia, directora asociada de manuscritos, archivos y libros raros de la biblioteca. Aunque no hay diarios íntimos, hay apuntes de Noches azules, el libro autobiográfico donde contó el dolor por la muerte su única hija, de 39 años, en 2005, y una gran cantidad de correspondencia personal, incluidas cartas familiares (más de 140 de su etapa universitaria en Berkeley y de los años en los que trabajó en la revista Vogue, a sus veintipico). También, al amplio círculo de amigos y colegas de la pareja, entre ellos Allen Ginsberg, Richard Avedon, Michael Crichton, Nora Ephron, Diane Keaton, Jacqueline Onassis, Philip Roth y Charles Schulz.

Una carta de Tom Wolfe a Didion y Dunne, agradeciéndoles una invitación a cenar.

Una carta de Tom Wolfe a Didion y Dunne, agradeciéndoles una invitación a cenar. (THE ARCHIVES OF JOAN DIDION AND JOHN GREGORY DUNNE/NEW YORK PUBLIC LIBRARY/)

Según la especialista de la biblioteca, en la colección de cartas hay dos destinatarios muy especiales: John Wayne (sobre quien Didion escribió el ensayo de 1965 “John Wayne: una canción de amor”) y Tennessee Williams. El legado incluye las agendas de Didion, con registros detallados de reuniones, compromisos sociales y viajes de investigación.

Menú y notas de catering para una cena de 1974 organizada por Joan Didion y John Dunne.

Menú y notas de catering para una cena de 1974 organizada por Joan Didion y John Dunne. (THE ARCHIVES OF JOAN DIDION AND JOHN GREGORY DUNNE/NEW YORK PUBLIC LIBRARY/)

Los materiales de investigación son la verdadera joya del archivo. “Es la parte del iceberg que está debajo de la superficie: ella tenía archivos increíblemente sólidos para cada proyecto”, aseguró Golia. Hay un apartado con la etiqueta “Haight Ashbury 1967″ (el tema del ensayo clásico de Didion, “Slouching Towards Bethlehem”). Hay notas de las entrevistas que hizo en la cárcel con Linda Kasabian, una ex seguidora de Charles Manson, sobre quien escribió en su ensayo “El álbum blanco”, que comenzaba con la famosa línea “Nos contamos historias para vivir”.

Una carta de 1973 de Tennessee Williams, con un collage de flores secas que le dedicó a Didion

Una carta de 1973 de Tennessee Williams, con un collage de flores secas que le dedicó a Didion (THE ARCHIVES OF JOAN DIDION AND JOHN GREGORY DUNNE/NEW YORK PUBLIC LIBRARY/)

Y hay material de proyectos no realizados, como uno relacionado con Israel y el Medio Oriente que Didion comenzó en 2014 pero abandonó sin dejar registro de las razones.

La Biblioteca Pública de Nueva York compró el archivo de Joan Didion
Estas leyendo: la nacion