Una familia de cuatro miembros, dos adultos y dos chicos, necesita 128.214 pesos para no ser pobre y  56.732 pesos para no ser considerada indigente. Las canastas de consumo que marcan la linea de pobreza e indigencia se aceleraron 7,1 por ciento en septiembre respecto al mes anterior, un punto porcentual por encima de la inflación general del mes. 

Los datos los informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos  (Indec). En los primeros nueve meses del año, el valor de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), referencia del piso de indigencia, se incrementó el 64,8 por ciento, mientras que el de la Canasta Básica Total (CBT), que mide el ingreso minimo que tiene que tener una familia para no ser considerada pobre, avanzó 60,2 por ciento. 


alojamiento wordpress

Esta diferencia entre ambas canastas se debe a que los precios de las tarifas del transporte y los servicios públicos tuvieron incrementos por debajo de los alimentos, unico componente de la canasta alimentaria. Entre septiembre de este año e igual mes del 2021, el precio de la CBA se incrementó a 78,4 por ciento y el de la CBT a 73,1 por ciento. El Índice de Precios al Consumidor aumentó durante septiembre 6,2 por ciento y la suba en el rubro «Alimentos y bebidas no alcohólicas», con el 6,7 por ciento, resultó la de mayor incidencia en todas las regiones. En lo que va del año ese segmento aumentó 69,5 por ciento y un 86,6 por ciento en los últimos doce meses.

Esta aceleración del rubro se asocia directamente con el crecimiento de la indigencia en el primer semestre del año. El 36,5 por ciento de los habitantes del país estaban bajo la linea de la pobreza, y entre ellos, 8,8 por ciento eran indigentes, es decir, no les alcanzaba el dinero para comprar la cantidad mínima de comida para alimentarse. El índice de pobreza bajó 0,8 puntos porcentuales respecto al cierre del año pasado pero aumentó 0,6 puntos el de indigencia, informó el Indec.

La Ciudad de Buenos Aires

En la Ciudad de Buenos Aires, una familia de cuatro miembros necesitó en septiembre percibir ingresos de por lo menos 70.233,95 pesos para no ser considerada en situación de indigencia, 128.837,51 pesos para no quedar comprendida en la pobreza y 198.120,91 pesos para ser considerada de clase media, de acuerdo con los datos difundidos por la Dirección General de Estadística y Censos porteña.

Los gastos de la CBA de la ciudad aumentaron 6,84 por ciento, suba que llegó al 90,38 por ciento en el acumulado de los últimos doce meses, por debajo de la marca mensual de julio que había sido de 7,44, pero más de seis puntos por arriba de la medición interanual, que fue del 84,14 por ciento, respectivamente. En el caso de la CBT el incremento mensual fue de 6,34 por ciento  (contra 7,44 por ciento de agosto) y el interanual del 83,92 por ciento (78,75 por ciento en el mes anterior).  Los montos señalados no incluyen el pago de alquiler de vivienda ni de expensas comunes, por no ser considerados gastos de consumo.

La evolución de las canastas en septiembre reflejó una paridad en el incremento de los alimentos y los gastos en servicios y tarifas, que no forman parte de los gastos de indigencia, razón por la que los porcentajes tuvieron un incremento porcentual con diferencias mínimas. La situación es diferente en la comparación interanual, si se tiene en cuenta que los aumentos de la CBA son entre siete y ocho puntos porcentuales mayores a los de las canastas que miden la pobreza y la clase media.

Source: economia – pagina 12

Deja un comentario