En la medición intermensual desestacionalizada, la actividad disminuyó 1,4% en el tercer mes del año; se trata de una baja que se esperaba, dados los datos negativos que habían arrojado hace dos semanas industria y construcción

En línea con lo que se esperaba luego de haber visto hace dos semanas los datos negativos de industria y construcción, la actividad económica cayó en marzo 8,4% en la medición interanual y 1,4% en la intermensual desestacionalizada. Se cortó así una breve desaceleración que había mostrado en enero y febrero.

En términos interanuales la economía había caído 4,5% en diciembre, 4% en enero y 3,2% en febrero; mientras que en la comparación intermensual desestacionalizada esas cifras fueron 2,8%, 0,8% y 0,2%, respectivamente. Al igual que esas cifras, el dato de marzo fue informado hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en su Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE).

Con este dato, que confirma cinco meses consecutivos de caída interanual, la contracción del nivel de actividad acumulada en el primer trimestre de 2024 es del 5,3%.

El economista Camilo Tiscornia, director de C&T Asesores Económicos, analizó que, habiendo tenido anticipadamente datos de construcción e industria, con caídas muy fuertes, no había ninguna duda de que el EMAE iba a caer también. “El 1,4% mensual desestacionalizado es bastante elevado, mientras que la caída interanual, de 8,4%, no le presto mucha atención, porque ya se venía cayendo de antes y está exagerada porque hubo menos días hábiles en este marzo que en el de 2023″, comentó el especialista.

En el análisis por sectores, lo que se ve, continuó Tiscornia, es que el agro sigue en recuperación –algo esperable, porque tiene una cosecha buena después de la sequía que lo golpeó el año pasado–, la parte de minería que también avanza a buen ritmo. “En contraste, industria disminuyó 19,6% interanual; construcción, 29,9%, y comercio, 16,7%”, afirmó el economista.

En tanto, el economista Gabriel Caamaño, de Estudio Ledesma, la caída mensual es grande y está en línea con lo esperado. “Algo similar habían anticipado los datos sectoriales y primarios para marzo. El primer trimestre quedó 5,2% abajo de igual período de 2023 y -3% abajo del último trimestre de 2023. Que la caída haya sido tan fuerte en marzo, último mes del trimestre, le deja un arrastre negativo fuerte al segundo. Veremos si lo revierte”, afirmó.

Con vistas a lo que viene, Tiscornia dijo que hay algunos datos parciales que permiten ser optimista respecto de que se podría ver una mejora en lo mensual, mientras que la comparación interanual seguirá siendo mala. “Además, en abril es cuando más empieza a impactar la cosecha de soja, al igual que en mayo, con lo cual es probable que eso tenga un efecto positivo en la medición mensual desestacionalizada”, concluyó el economista.
La economía retrocedió 8,4% en marzo y acumuló una caída del 5,3% en el primer trimestre
Estas leyendo: ai new open