La UE ha condenado el atentado perpetrado el viernes en Jerusalén en el que murieron siete personas en una sinagoga, así como el ataque posterior realizado por un joven palestino cerca de la Ciudad Vieja que ha herido a dos personas, y ha emplazado a palestinos e israelíes a retomar las negociaciones de paz y «no caer en las provocaciones».

«La Unión Europea está horrorizada por el terrible atentado de ayer contra una sinagoga de Jerusalén en el que murieron al menos siete personas y muchas más resultaron heridas cuando asistían a la ceremonia del ‘shabbat’ y por el ataque de esta mañana en Jerusalén Este en el que han resultado heridas dos víctimas, una de ellas de gravedad», ha publicado Bruselas en un comunicado.

La UE «condena contundentemente estos actos irracionales de violencia y odio», ha añadido el bloque en un texto publicado por el Servicio de Acción Exterior.

Para Bruselas «estos terribles acontecimientos demuestran una vez más lo urgente que es dar marcha atrás a esta espiral de violencia y poner en marcha iniciativas de peso para reanudar las negociaciones de paz». «Instamos a todas las partes a no caer en las provocaciones», ha remachado el departamento que dirige el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

Ya el viernes el embajador de la Unión Europea en Israel, Dimiter Tzantchev, dijo estar «horrorizado» por el ataque. «El terror nunca es la respuesta. Más sentido pésame a las familias de las víctimas», ha apuntado en Twitter.

Un atacante identificado posteriormente como el residente en Jerusalén Este Jaire Alkam disparó a los fieles que salían de la celebración del ‘shabbat’ en la sinagoga de Neve Yaakov y mató a siete de ellos.

Tras ello, el sospechoso se ha dado a la fuga hacia el barrio palestino de Beit Hanina, donde ha sido abatido por agentes de la Policía israelí tras abandonar el coche y abrir fuego contra los agentes mientras intentaba huir a pie del lugar.

Acción militar israelí en yenín

La UE se ha referido en un comunicado aparte a la muerte el pasado jueves de nueve palestinos en una operación militar israelí en Yenín, Cisjordania. «Con estos ya son 30 los palestinos muertos en Cisjordania desde el inicio de este año. El año pasado más de 150 personas murieron por acciones de las fuerzas israelíes en Cisjordania, incluidos 30 niños, la cifra más alta desde el final de la Segunda Intifada, en 2005», recuerda Bruselas.

La UE «reconoce plenamente las preocupaciones legítimas de seguridad de Israel como evidencian los últimos atentados terroristas», pero le recuerda que «la fuerza letal solo se debe emplear como último recurso, cuando es estrictamente inevitable para proteger la vida».

Así, Bruselas dice estar «muy preocupada» por la tensión en Israel y los Territorios Ocupados Palestinos. «Pedimos a las dos partes que hagan todo lo posible para reducir la tensión y reanudar la coordinación de seguridad, vital para evitar nuevos actos de violencia», ha apuntado la UE.

La UE pide "no caer en las provocaciones" y condena los atentados de Jerusalén
Estas leyendo: la nacion