Cada vez es más habitual que los usuarios de las redes sociales denuncien a través de internet su indignación en los locales gastronómicos por el servicio prestado o los altos precios de sus platos. En este contexto, un grupo de mujeres fue a una confitería de Granada, España, con sus hijos y, descontentas con el trato que recibieron, publicaron una reseña negativa contra el lugar que fue inmediatamente respondida y dividió opiniones en internet.

Todo empezó cuando el grupo fue a la panadería Forum Sweet Obrador Propio, en compañía de cinco niños. De acuerdo a lo relatado, los chicos se habrían puesto a “jugar en el exterior”, según contó Paloma Abad Campos, hasta que en un momento un niño rozó la pared con el pie, lo cual le molestó al personal del lugar y las invitaron a retirarse.

Encontró una carta de su primera novia, la publicó en Twitter y recibió la respuesta menos pensada: “Fue muy loco”

Según la clienta, el drama no terminó allí. Al parecer, las trataron de “malas madres”, les sugirieron “ponerles un bozal” a sus chicos y las echaron al grito de “fuera”. “Recomendamos que coloquen un cartel de ‘Prohibido niños’ para evitar que situaciones tan desagradables se repitan”, solicitaron.

Desde la pastelería y cafetería no tardaron en responder: “Los niños pueden jugar y gritar todo lo que quieran, que para eso son niños, faltaría más, pero cuando los niños le pegan reiteradas patadas a la pared hasta ponerla negra, cuando tiran una pizarra contra un cristal y se cuelgan de un poyete (un banco) de madera estando a punto de romper ambos, lo más lógico y normal es que, como propietario del establecimiento, les pida que controlen a los niños”, escribieron.

Soy Camarero, el tuitero que trajo a su cuenta la discusión entre una clienta crítica y el dueño de una confitería de España

Soy Camarero, el tuitero que trajo a su cuenta la discusión entre una clienta crítica y el dueño de una confitería de España

En el descargo, desde el local aseguraron que las madres les decían que debían aguantarse, porque estaban consumiendo. “Aguanten ustedes a sus hijos en sus casas y enséñenles respeto y educación, porque no todo vale. Hasta nunca”.

En Twitter, los usuarios tomaron partido en los comentarios y se inclinaron más hacia el lado de la cafetería, al considerar que no es válido permitir que un cliente provoque daños en el comercio. Sin embargo, pese a que se pudieron leer las dos versiones del mismo hecho en internet, solo ellos saben qué es lo que realmente ocurrió.

Mostraron lo que gastaron en un bar y un detalle del ticket se volvió viral

Cada vez es más común que los usuarios se descarguen en las redes sociales cuando no quedan conformes con la atención recibida en un local gastronómico. Este fue el caso de un grupo de amigos que fue a un bar de España en agosto del año pasado y se quejó por dos productos que les incluyeron en la cuenta final. Se trata del hielo y el limón, los cuales pidieron para sumar a una gaseosa tónica que consumieron.

Se hospedó en el hotel “más caro” de Buenos Aires, hizo uso de todos los servicios y contó cuánto gastó

Bella Ciao, ubicado en la avenida América de Barcelona, fue visitado por estos clientes que, ante la sorpresa por este inesperado recargo, tomaron una fotografía de la cuenta y la viralizaron en las redes sociales. En el ticket se puede ver cómo, dentro de la suma de lo consumido por el grupo, aparecen 20 céntimos de euro por dos hielos -a razón de 10 por cada uno y un limón a 10 céntimos-.

Un ticket de un bar de España trajo polémica por cobrarle a unos clientes el hielo y el limón
Foto: El Caso

Un ticket de un bar de España trajo polémica por cobrarle a unos clientes el hielo y el limón
Foto: El Caso

A partir de ese momento y, a raíz de lo expuesto, surgió la duda de si dentro de la ley española está contemplado que existan estos gastos adicionales, que no suelen ser visibles en otras latitudes y se atribuyen a un servicio del establecimiento, como por ejemplo, un hielo para una gaseosa que esté natural.

Según la ley española, los bares, cafeterías, restaurantes o afines tienen permitido, dentro de la norma vigente, cobrar un adicional por el hielo o limón. Así, cada establecimiento gastronómico decidirá cuál es el costo de ese servicio prestado. En el caso de este bar, ubicado en Lloret de Mar, su precio es de 10 céntimos de euro.

Las echaron de una confitería, se quejaron en internet y recibieron una respuesta que las descolocó: “Hasta nunca”
Estas leyendo: la nacion