Cientos de fieles asistieron este sábado a una misa histórica con motivo de la Navidad ortodoxa en el célebre monasterio de las Cuevas de Kiev, que antes dependía del patriarcado de Moscú, pero que pasó ahora a manos ucranianas debido a la guerra.

Por primera vez, el metropolitano Epifanio, jefe de la Iglesia ortodoxa de Ucrania creada en 2018-2019 tras un cisma con la rusa, ofició una liturgia de Navidad en la catedral de la Asunción de este emblemático lugar del siglo XI, el más importante del país.

Los creyentes, entre ellos hombres con uniforme militar, se congregaron bajo una fuerte presencia policial, constataron los periodistas de la AFP.

Los fieles debían mostrar sus pasaportes y cruzar detectores de metal.

Situada en la capital ucraniana, este monasterio acogió la sede de la Iglesia ortodoxa ucraniana que dependía del patriarcado de Moscú, pero rompió sus vínculos con Moscú en mayo.

A pesar de esta distancia, los responsables de esta rama están bajo presión de las autoridades ucranianas, que han llevado a cabo en las últimas semanas varios registros en centros religiosos y sancionado a eclesiásticos por tomar posiciones consideradas prorrusas.

El monasterio de las Cuevas de Kiev, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, también fue inspeccionado. En diciembre, se transfirió a la jurisdicción de la Iglesia ucraniana independiente de la rusa.

Con motivo de la Navidad ortodoxa, celebrada tanto en Ucrania como en Rusia, el presidente ruso Vladimir Putin ordenó a sus fuerzas armadas un cese el alto el fuego unilateral de 36 horas.

Sin embargo, las hostilidades continuaron el viernes en varios puntos del frente, aunque su intensidad fue menor comparada con la de los días anteriores.

bur-pop/fio/rsc/meb

Líder de Iglesia ortodoxa ucraniana oficia misa en célebre monasterio arrebatado a Moscú
Estas leyendo: la nacion