Lionel Messi despertó intrigas al entrar tarde al entrenamiento de la selección argentina

DOHA (De un enviado especial).- Se mueven sus futbolistas, se divierten también. Como en la primera aparición pública en esta ciudad. Otra vez el cuerpo técnico abre la escena, todos en un rincón esperan la salida de los protagonistas principales… y otra vez Lionel Messi se hace desear. No aparece con el resto de sus compañeros, igual que Exequiel Palacios. “¿Where is Messi?”, pregunta un productor de la TV de Qatar. El capitán sigue sin aparecer. No hay información sobre su situación. Sólo se sabía que el primer día había estado en el gimnasio y que después se sumó a las tareas del resto de sus compañeros. La ausencia multiplicó las preguntas, ya no importaba que estuvieran Ángel Di María, Rodrigo De Paul o Nicolás Otamendi jugando un “loco” y que se escuchasen algunas risas. Sólo vuela por el aire el “¿what about Messi?”.


alojamiento wordpress

Cuando parecía que se agotaba el tiempo permitido por la FIFA para tomar imágenes (son apenas 15 minutos), exactamente 240 segundos antes del final de ese período, salió Messi caminando junto con Luis García, uno de los kinesiólogos. No se sumó al resto de sus compañeros, sino que se fue a un sector más alejado para hacer algunos movimientos individuales. Se dispusieron algunos conos en el césped y el capitán de la selección argentina comenzó a moverse.

Messi, acompañado por el kinesiólogo Luis García, hace ejercicios diferenciados

Messi, acompañado por el kinesiólogo Luis García, hace ejercicios diferenciados (Aníbal Greco/)

En el preciso instante que por primera vez se mostró públicamente en Qatar, los disparos de los flashes de las cámaras fotográficas de todos los medios del mundo se multiplicaron e inundaron el ambiente. La realidad es que casi todos estaban allí para ver a Messi. Y claro, una vez que todos lograron verlo, como no se sumó al loco con sus compañeros, arreciaron las preguntas: “¿Tiene algo Messi?, ¿Por qué trabaja con el kinesiólogo?”.

Según versiones cercanas al equipo, sólo está algo cansado. Estuvo en los 90 minutos del partido en Abu Dhabi, algo acordado entre el jugador y Scaloni. Además, sumó los viajes de los últimos días (París-Abu Dhabi y Abu Dhabi-Doha). Para evitar cualquier contratiempo de cara al debut con Arabia Saudita acordaron dosificar las cargas y administrar los esfuerzos de Messi. Nada más. El cuerpo técnico lo deja ser, y él está conforme así.

Llegar hasta esta Universidad es una auténtica aventura. El complejo es inmenso. Y por la puerta 3 se ingresa a una ciudad laberíntica que está llena de estacionamientos, seguridad y vallas. En una de las oficinas que se levantaron especialmente para la ocasión el otro Lionel, de Scaloni se habla, no deja de diagramar en su mente los días venideros.

La rareza fue que Messi por segundo día consecutivo no se mostraba ante las cámaras. Eso llamó la atención. Los minutos que tiene el rosarino de actividad en su cuerpo son los que lo empujan a tomar ciertos recaudos: 75 minutos con Auxerre el domingo 13; entrenamiento completo en Abu Dhabi el 15, y otros 90 en el amistoso ante Emiratos Árabes Unidos el 16. Cuatro días de cargas físicas y viajes. Cualquiera podría decir que un “no” sería suficiente para resguardarlo, pero sabe también, que no es muy sencillo asumir semejante cosa.

Primer entrenamiento de Ángel Correa con sus compañeros

Primer entrenamiento de Ángel Correa con sus compañeros (Aníbal Greco/)

Entonces, Scaloni deja fluir. Piensa y piensa en su primer paso en esta Copa del Mundo, Para eso necesita a su capitán pleno, contento, conectado con la causa. El DT une piezas, administra humores y egos. Es él quién sabe que su primer movimiento en el tablero hacia la final tiene que ser perfecto, no quiere equivocar esa jugada. Por eso, analiza cada pieza, revisa cada acción, determina las potencialidades, las combinaciones y las sociedades que le resulten para que la estrategia sea acertada. No son muchos los interrogantes que lo desvelan, pero los que tiene los atiende.

Scaloni camina junto a sus jugadores, los alienta, aplaude a sus muchachos que activan las piernas con un “loco”. Ni mira hacia la salida de Messi, ese es un universo diferente. El entrenador charla con sus asistentes, primero con Walter Samuel, después con Pablo Aimar, más tarde con Roberto Ayala y piensa, todo el tiempo piensa. No para. Del otro lado está Matías Manna, otro integrante de su laboratorio. Necesitan determinar cómo completar el diseño para el estreno con Arabia Saudita.

No hay muchos misterios para ellos, no parece Messi ser un problema en ese camino. Aunque la lesión de Giovani Lo Celso los puso en una situación muy incómoda y eso sí es un tema. Ensayó variantes, piensa en alternativas, probó a Julián Álvarez por el sector y hasta armó una línea de cinco en el fondo y puso a Lisandro Martínez ocupando el espacio que cubría Lo Celso. Quiere estudiar todas las posibilidades, sabe que la naturalidad es pensar en Papu Gómez, en Alexis Mac Allister o Enzo Fernández.

Rodrigo De Paul, durante el entrenamiento; se observó un muy buen clima en el plantel

Rodrigo De Paul, durante el entrenamiento; se observó un muy buen clima en el plantel (Aníbal Greco/)

Siente que quizá el Papu puede ofrecerle las mejores respuestas para el choque con Arabia Saudita, pero el volante tiene alguna molestia en la rodilla izquierda por eso no se termina de convencer. Sí sabe que lo tendrá con México en perfecto estado, pero para eso todavía falta demasiado. Entonces, las miradas se reducen a Mac Allister, porque siente que puede cumplir con la vocación ofensiva que busca para este primer acto y también que le otorga prestaciones en la recuperación de la pelota. Parece que no quiere jugarse por completo por Julián Álvarez en ese sector del campo, porque con la salida de Joaquin Correa, el personal para ocupar el puesto de centro delantero se redujo a Lautaro Martínez y al atacante de Manchester City.

No quiere volverse loco, tiene en claro que la mayoría de su mejor personal estará disponible para el primer paso en esta Copa del Mundo. Las señales que en el orejeo de la práctica, con algunos futbolistas con pecheras, en su mayoría los titulares, mostró a Cuti Romero entre esos elegidos, entonces, las especulaciones de que el cordobés no podría estar en el debut se fueron desactivando con este guiño.

Una duda que se plantea el cuerpo técnico es la del lateral izquierdo: Tagliafico o Acuña. Más allá de que el jugador de Sevilla tuvo algunas molestias por una pubalgia, la elección tendrá que ver con una cuestión de estilos y no física.

Lionel Messi despertó intrigas al entrar tarde al entrenamiento de la selección argentina

Deja un comentario