Máxima y Guillermo de Orange viajaron a las islas del Caribe que pertenecen al reinado de los Países Bajos junto con su primogénita, la princesa Amalia. El objetivo de la visita es dar a conocer a la futura reina en estas tierras. Según se informó en la agenda oficial, visitarán las islas de Bonaire, Aruba, Curaçao, Saint Maarten, Sint Eustatius y Saba, y durante el recorrido de los royals serán centrales la cultura, la naturaleza, el pasado colonial, el despliegue de defensa y el deporte de cada lugar, así como también los encuentros con los pobladores locales.

El príncipe Harry reveló lo que Camilla Parker Bowles hizo con su habitación en Clarence House y que jamás le perdonó

El primer sitio que visitó la princesa de Orange fue la isla de Bonaire, que está formada por un pequeño poblado de veinte mil personas. Allí se quedaron una jornada completa y se vistieron igual de la mañana a la noche.

Los reyes y la princesa Amalia en Bonaire

Los reyes y la princesa Amalia en Bonaire

Pensados para asumir diferentes actividades, Máxima se calzó unos mocasines chatos color suela, que combinó con un versátil vestido rojo estampado de manga larga y tela liviana. Además, usó un sombrero del mismo tono que el calzado.

El más longevo de Suecia. El rey Carlos Gustavo dio comienzo a los festejos por sus 50 años en el trono

Por otro lado, Amalia apostó por un look más informal con zapatillas blancas cómodas. Las llevó junto a un vestido de gasa soñado en color blanco estampado con hojas en color verde. El rey Guillermo, en esta ocasión, se quitó la corbata y lució una camisa celeste a rayas con un pantalón de gabardina en beige claro y un par de mocasines de gamuza que combinó con el cinturón.

Los looks de los royals para el segundo día en Aruba

Los looks de los royals para el segundo día en Aruba

Con estos looks, los reyes y su hija realizaron múltiples actividades: pasaron por la playa para familiarizarse con el windsurf y vieron una exhibición. También visitaron en bote los bosques de manglares en la Bahía de Sorobon, que son parte del área costera protegida de Bonaire. Allí, los tres hablaron con los jóvenes guardabosques de la Fundación de Parques Nacionales de Bonaire sobre la conservación de la naturaleza, la protección costera y sus actividades.

El rey Carlos III desalojó a su hermano Andrés de su suite en el Palacio de Buckingham

Para el evento de despedida, Máxima y su hija se cambiaron de ropa y lucieron diferentes conjuntos, más festivos. La reina de Holanda se destacó con un outfit monocromático blanco y un chaleco sastrero, con el que bailó con la comunidad. De la misma manera, Amalia se decantó por un vestido en color mostaza con bordados en el mismo todo y atado a la cintura. Sorprendió por cómo enseguida tanto los reyes como la princesa se adaptaron a los pasos de baile y los pudieron imitar a la perfección.

Al día siguiente, se trasladaron a Aruba, la segunda isla que visitan durante su viaje por la parte caribeña del reino. Se trata de uno de los cuatro países del Reino de los Países Bajos. El país tiene más de 110.000 habitantes.

Con invitados argentinos. La lujosa boda de la hija del sultán de Brunéi que se celebró en el palacio más grande del mundo

Este segundo día fue mucho más formal que el primero. Para el encuentro en el parlamento, Máxima llevó un vestido rojo que combinó con un sombrero de ala ancha además de unos stilettos de vértigo. Por su parte, la joven Amalia usó un traje sastre a rayas en color natural y negro con tacos altos que se cambió por zapatillas cuando recorrieron la ciudad visitando distintos murales urbanos.

Los llamativos looks de playa de la reina Máxima y la princesa Amalia en el Caribe: vestidos y calzado cómodo
Estas leyendo: la nacion