Los sindicatos franceses han anunciado este martes dos nuevos días de huelga para el martes 7 y el sábado 11 de febrero tras una nueva jornada de paros y movilizaciones contra la reforma de las pensiones promovida por el Gobierno del presidente Emmanuel Macron.

Así lo ha anunciado la secretaria de Fuerza Obrera, Patricia Devron. Poco después, ha reaccionado el ministro de Cuentas Públicas, Gabriel Attal, en la cadena TF Info, pidiendo a los sindicatos que respeten las vacaciones de los franceses.

«Mi mensaje a los sindicatos es claro: si continúan movilizándose, continúen haciéndolo respetando a los franceses que trabajan porque cuando hay bloqueos, siempre son ellos los perjudicados», ha precisado, refiriéndose al periodo no lectivo en febrero, que da comienzo a partir de la primera semana del mes.

Más de medio millón de parisinos se ha concentrado este martes en las calles de la capital francesa, París, según la Confederación General del Trabajo (CGT), si bien es cierto que la Jefatura de Policía de la capital ha reducido esta cifra hasta los 87.000 asistentes.

Esta circunstancia se da también en otras ciudades como Rennes, Nantes o Burdeos, donde los sindicatos han hablado de una asistencia de entre 30.000 y 75.000 personas en cada localidad, mientras que las autoridades las han reducido a poco más de 28.000.

Los sindicatos cargan contra una reforma que, entre otras medidas, contempla elevar a 64 años la edad de jubilación. Las asociaciones de trabajadores la consideran injusta, mientras que para el Ejecutivo y el presidente Macron son unos cambios necesarios que, en realidad, llegan tarde dentro del marco europeo.

Los sindicatos franceses anuncian dos nuevas jornadas de huelga contra la reforma de las pensiones en febrero
Estas leyendo: la nacion