SAN CARLOS DE BARILOCHE.- La captura de Facundo Jones Huala impactó de inmediato entre los vecinos y propietarios de Villa Mascardi que sufrieron usurpaciones, ataques y el incendio de sus propiedades en manos de comunidades que reivindicaron a la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), el grupo radical que lo tiene como líder. La noticia de la detención fue valorada, al mismo tiempo que plantearon nuevos interrogantes sobre el rol del gobierno nacional y una presunta complicidad política del oficialismo con el activista.

Luis Dates, propietario de Los Radales, una cabaña que fue incendiada y usurpada en Villa Mascardi, considera que la detención de Jones Huala es un hecho de suma importancia: “Ahora podremos ver claramente de qué lado está el gobierno nacional, si del lado de los terroristas o de los ciudadanos. Veremos cómo reaccionan Rafael Bielsa, Elizabeth Gómez Alcorta, Juan Cabandié y su promocionada camioneta RAM, y el propio Alberto Fernández, con su llamado a formar una mesa de diálogo con los delincuentes y, con ello, interferir en la labor de la Justicia”.

Mañana estaba prevista la segunda reunión del Gobierno con las agrupaciones mapuches, en Bariloche, pero el encuentro se reprogramó y se realizará el 8 de febrero. La suspensión se debe a que Parques Nacionales no retiró la querella contra los grupos mapuches por las tomas en Villa Mascardi, un reclamo de estos grupos para mantener el diálogo abierto. Para los vecinos afectados por ataques y usurpaciones, la creación de mesas de diálogo no hace más que demorar el avance de las causas contra los grupos violentos, ya que los expedientes judiciales se frenan cuando se activan las instancias de negociación

El Gobierno prepara otra maniobra para incumplir el fallo de la Corte y no pagarle a la Ciudad

Dates agregó que “es momento de empezar a desenmascarar a todos estos delincuentes que, bajo la excusa de una causa mapuche, están alterando la paz social en la Patagonia y, en especial, en Villa Mascardi, donde han querido instalarse a fuerza de violencia y de terror tratando de difundir el relato ficticio de una machi y un territorio sagrado”.

La Cristalina, una de las cabañas usurpadas en Villa Mascardi por comunidades mapuches, propiedad de Diego Frutos

La Cristalina, una de las cabañas usurpadas en Villa Mascardi por comunidades mapuches, propiedad de Diego Frutos (Diego Frutos/)

“No se debe dejar de lado que en Mascardi hay varias personas íntimamente vinculadas con Facundo Jones Huala, como su hermano Fausto y Matías Santana, actual pareja de la machi Betiana Colhuan, entre otros. Tampoco puedo dejar de hacer notar que Jones Huala fue visto en Mascardi por Diego Frutos hace unos meses y nadie dio crédito a sus afirmaciones”, cierra Dates.

Diego Frutos, presidente de la Junta Vecinal de Villa Mascardi y dueño de la cabaña La Cristalina, otro predio vandalizado en la zona, denunció que Jones Huala estaba “protegido” para permanecer prófugo. “Evidentemente, tenía la protección política que tanto denunciamos oportunamente, porque estaba entre nosotros. Tanto el gobierno nacional como provincial desatendieron todas nuestras denuncias sobre su paradero. Ya tendremos, en las próximas horas, a todos los organismos de derechos humanos de los delincuentes pidiendo su liberación, [el embajador en Chile, Rafael] Bielsa y compañía.

Solo en Off: el enviado de Biden perdió las valijas y fue con ropa prestada a ver al Presidente

Algunos vecinos de Villa Mascardi (entre ellos, Frutos) habían denunciado que el líder de la RAM se escondía en los predios tomados sobre la ruta 40. “Lo vi el domingo de Pascua [de 2022]. Está refugiado en el lugar más seguro de la Argentina, ninguna fuerza se anima a entrar a Villa Mascardi”, afirmó Frutos a LA NACION en septiembre del año pasado. En esa entrevista, agregó que Jones Huala estaba “del otro lado del cerco” de su propiedad.

Desde el 11 de febrero de 2022, cuando fue declarado prófugo de la Justicia chilena, hubo múltiples versiones sobre el paradero del jefe de la RAM. En octubre pasado, su madre, María Isabel Huala, indicó a LA NACION que no hablaba con su hijo desde marzo de 2020. “Si alguien lo vio y tiene las pruebas, sabrán lo que tendrán que hacer”, dijo la mujer en esa oportunidad.

Los vecinos de Villa Mascardi reaccionaron a la detención de Jones Huala y pusieron la mira en el Gobierno
Estas leyendo: la nacion