(Agrega detalles y contexto)

LIMA, 20 ene (Reuters) – La mina de cobre Antapaccay en
Perú, controlada por Glencore, enfrentó el viernes un
nuevo ataque y en la zona de campamento de trabajadores se
registraba un incendio, dijo a Reuters una fuente cercana a la
compañía.

Imágenes de video subidas por la empresa a su cuenta de
Facebook muestran además la presencia de decenas de personas
prendiendo fuego a material inflamable cerca de las
instalaciones de la mina, ubicada en la provincia andina
Espinar, en la región sureña Cusco.

La fuente informó que un grupo de comuneros llego a la zona
de ingreso de la mina y exigió que se paralicen las operaciones;
poco después, otros manifestantes ingresaron abruptamente al
campamento donde descansaban los trabajadores y «saquearon»
parte de sus pertenencias para luego prender fuego en la zona.

Antapaccay

sufrió un ataque

hace ocho días en medio de una crisis cada vez más profunda
por protestas antigubernamentales, centradas en las principales
regiones mineras.

La empresa dijo el jueves en un comunicado que a raíz de
aquel incidente estaba operando «únicamente al 38% de la fuerza
laboral» y había suspendido el transporte de sus concentrados
para su exportación, confirmando

una información previa

.

De continuar esta situación, la economía de Espinar
podría verse afectada directamente porque la compañía genera el
70% del presupuesto de esa localidad y entrega hasta un 3% de
sus utilidades anuales antes de impuestos para financiar
proyectos de desarrollo sostenible en el área, indicó la
compañía.

Perú, el segundo productor mundial de cobre, sufre una
de las peores protestas sociales en más de veinte años, elevando
el riesgo para la actividad minera, lo que ha impulsado el
precio del metal y golpeado el valor de las acciones de algunas
empresas.

Antapaccay produjo entre enero y noviembre del año
pasado unas 135.987 toneladas de cobre, un 12,3% menos frente al
mismo periodo del 2021, según el Ministerio de Energía y Minas.

La mina es una de las tres que han sufrido ataques de
manifestantes en los últimos días. Las Bambas, de la china MMG
Ltd, en la región andina de Apurimac -vecina de Cusco-
ha frenado el transporte de concentrados de cobre y el ingreso
de insumos por los bloqueos, aunque su producción continuará «en
tanto se tenga el stock» de los suministros.

La canadiense Hudbay dijo el jueves en un
comunicado que manifestantes ingresado a las instalaciones de su
unidad de cobre Constancia en Cusco, dañando y quemando
maquinaria y vehículos clave para sus operaciones.

Las protestas en demanda de la renuncia de la presidenta
Dina Boluarte estallaron luego de la destitución y arresto del
expresidente izquierdista Pedro Castillo, que intentó el 7 de
diciembre disolver de forma ilegal el Congreso.
(Reporte de Marco Aquino)

mina de glencore en perú sufre otro ataque, prenden fuego en zona de campamento
Estas leyendo: la nacion