Puede ser más o menos participativo durante los partidos, pero no se le puede dar un solo metro a Kylian Mbappé. Porque el número 10 de Francia puede aprovechar cualquier instante en el que tenga espacios para correr y volverse absolutamente imparable, usando su explosiva velocidad y su deslumbrante gambeta para superar los defensores que estén en su camino.

Marruecos estaba haciendo un gran trabajo para intentar contenerlo hasta el minuto 5 del segundo tiempo, a pesar de que caían por 1-0. Pero llegó el momento en que el jugador de PSG mostró su magia: arrancó un contraataque francés por sí solo, saliendo disparado desde la izquierda. El primer defensor africano en intentar frenarlo fue el central Achraf Dari, pero su barrida pasó de largo. Pero aún faltaba enfrentarse a Sofiyan Amrabat.

Cuando Mbappé estaba por ingresar en el área, tiró la pelota hacia adelante para luego enganchar hacia la derecha. Pero cuando iba a buscarla, atrás venía Amrabat, una de las figuras excluyentes del Mundial, a intentar quedarse con la pelota dividida. El contacto fue inmediato: el volante marroquí llegó a la pelota, pero también le dio una fuerte patada en el tobillo al delantero, que estuvo tendido durante un largo rato en el piso mientras era atendido. No obstante, el árbitro mexicano César Ramos indicó que el juego debía continuar, sin sancionar falta por la acción.

No sería la última vez que Mbappé se tuvo que enfrentar con la intensa resistencia marroquí. Apenas cinco minutos más tarde, Dari se tomaría revancha de su barrida fallida, y para intentar frenar a la “Tortuga”, acudió a pisarle los cordones, forzando su tropiezo. La acción tuvo tanto éxito que se terminaron desprendiendo por completo del botín, con lo cual el estelar delantero de PSG debió cambiarse el calzado.

A pesar de las arremetidas marroquíes y aunque fue tratado por los médicos de su selección, Mbappé no fue sustituido y pudo seguir jugando. Y de hecho, participó en la jugada que derivó en el segundo tanto, con un enganche dentro del área y un remate que se desvió ligeramente en un defensor y cayó en los pies del recién ingresado Kolo Muani, que sólo debió empujarla ante el indefenso Bono. También estuvo cerca de anotar el tercero, en una escapada a pura potencia y con caño incluido, pero que no terminó de la mejor manera. Lo concreto fue que, a pesar de los golpes recibidos, Mbappé pareció concluir la semifinal en buena forma.

Mundial Qatar 2022: las patadas que recibió Kylian Mbappé en la semifinal frente a Marruecos que encendieron preocupación
Estas leyendo: la nacion