“No fue una pelea entre amigos”

Sólo intentó ayudar “a un pibe que no se pega ni solo”.

Ante la información volcada por éste portal, Mica –es su nombre-, quiso explicar que “mi marido es el herido y la gravedad –de la que se habla- también fue así. Tiene una fractura con hundimiento de cráneo”.

Sobre los hechos concretos, recuerda que “No fue una pelea entre amigos. Fue premeditado”.

Los agresores “fueron cuatro personas –tres de ellos son hermanos-, que con palos y arma blanca atacaban a un pibe que o se pega ni solo. Mi marido saltó a defenderlo y los cuatro lo encararon a él y si yo no me metía, lo mataban”.

El nivel de violencia y agresión fue adquiriendo dimensiones cada vez más graves. “Tuve que esquivar varios puntazos y también me pegaron. Fue tanta la saña que no se puede creer. A él le dieron un batazo en la cabeza, le dieron una puñalada y le pegaban patadas, cuando mi marido no tenía nada que ver”.

Mica, la esposa del hombre que es asistido en el HIGA no sólo habló de los “violentos. También la gente que se pone a mirar, burlarse y grabar, fomentando estas cosas en vez de intentar separar o apaciguar”.

“Así está la sociedad y así piensan los pibitos que tienen que pelear. Mi marido pudo haber sido un Fernando Báez”.

Respecto del estado actual de la víctima, destacó que “hace horas no más que su vida no corre peligro. No sólo por el batazo sino por el corte en la arteria. Las primeras 48 horas fueron cruciales”.

Por último cabe destacar que más allá del trabajo de la fiscalía, la familia de la víctima cuenta con el asesoramiento de un abogado y habría tres personas identificadas y a disposición de la justicia.

“No fue una pelea entre amigos”
Estas leyendo: Junin