El columnista de F90 (ESPN), Oscar Ruggeri, se rehusó este viernes a jugar un partido de fútbol amistoso en la ciudad de Doha, Qatar, contra colegas que están en actividad, y que son más jóvenes que él. En la previa del encuentro, que fue televisado por la señal deportiva, el comentarista “denunció” ventaja por parte de sus contrincantes, que se entrenaban mientras él cumplía con sus responsabilidades de panelista.

“Estoy viendo a los jugadores, y yo creo que lo mejor que debemos hacer nosotros es seguir con el programa, con Mariano (Closs), y quedarnos tranquilos acá afuera. Están calentando, y nosotros estamos haciendo el programa. Mirá al Flaco”, dijo Ruggeri, en relación al futbolista del Elche, Javier Pastore. Asustado, Vignolo le dijo a Closs, quien estaba en el estudio de ESPN, si no llegaba a sumarse a su equipo.

El presagio de Oscar Ruggeri sobre Lionel Messi y la final: “Yo estaría muy triste del otro lado, está tremendo”

Tras negarse a jugar por la hora del día, Closs analizó el vestuario de Chavo Fucks, a quien definió como “el comisario deportivo”. Claro: el periodista no jugaría el encuentro, si no que lo comentaría desde el costado de la cancha. “Y Gambeta (Latorre) ya está calentando con los jugadores como si nada. Nos mira y se ríe”, lanzó Vignolo sobre su compañero de transmisiones deportivas. “El sueña con volver”, lo apoyó Closs.

Luego, después de observarlo al periodista Martín Arévalo, lo definió como “el empresario”, ya que estaba en la cancha con ropa formal. Ruggeri agregó, siempre en tono jocoso: “Arévalo organizó todo este espectáculo y le dijeron: ‘Ponete camisa y corbata vos’”. Vignolo confesó que realizaron el partido “para matizar la espera” de la final del mundo.

Más adelante, Vignolo “denunció” sobre uno de sus rivales, el legendario Gabriel Batistuta: “Me está apurando porque dice que se tiene que ir a laburar. No voy a entrar en esa provocación”. Metido en el desafío, Closs le dijo a su colega: “Vos sabés lo que tens que hacer dentro de la cancha, supongo”. Desde su lugar, Oscar irrumpió para decir: “Todos sabemos lo que tenemos que hacer: sentarnos en el banco”.

Con el objetivo de tranquilizar a su amigo, Vignolo le dijo a Ruggeri: “No, tranquilo, nos vamos a divertir un rato. Me preocupa que el señor Latorre está muy meditabundo”. “Se aísla, es así, él”, respondió Closs. “No está bien físicamente, está dolorido de la rodilla”, recordó el periodista Miguel Simón. Seguidamente, en un desesperado último intento, Ruggeri le pidió al narrador de la Copa Libertadores que se acerque a la cancha, a lo que se volvió a negar terminantemente.

La alerta de Oscar Ruggeri para enfrentar a Francia: “Mucho cuidado”

Por último, Ruggeri contó, asombrado, cómo jugaban los futbolistas a los que enfrentaría, entre los que se encontraban, también, Gonzalo Bergessio y Marcelo Espina. “Si llegás a ver cómo calientan… La agarran con un pie, la meten en el otro, se levantan por arriba, la tiran por atrás y le pegan al arco”, cerró Ruggeri, resignado, quien no tuvo más remedio, por cuestiones laborales, que ponerse los cortos y jugar el indeseado partido.

Oscar Ruggeri tenía que jugar un amistoso contra las “leyendas” pero vio algo y se rehusó: “Tranquilos acá afuera”
Estas leyendo: la nacion