El ministro de Transporte, Alexis Guerrera, confirmó este miércoles que las tarifas de trenes y colectivos volverán a aumentar en diciembre. «Estamos analizando cuál va a ser ese porcentaje de aumento, pero aproximadamente podemos hacer un promedio de 40 por ciento», adelantó. Será el segundo ajuste en lo que va del año luego del incremento aplicado el 1 de agosto. En el caso del colectivo, el mínimo se iría de 25,2 a 35,28 pesos, acumulando un incremento de 95,5 por ciento, en línea con la inflación interanual que se proyecta para fin de año.

“La suba no va a ser exactamente igual para todas las líneas de ferrocarril ni para todas las modalidades», sostuvo el ministro al ingresar al Centro Cultural Kirchner para presenciar el inicio de la capacitación de la Ley Yolanda, acto encabezado por el presidente Alberto Fernández. En Transporte por ahora no dan mayores precisiones sobre lo que viene.


alojamiento wordpress

El anuncio se produce en medio de una creciente tensión con las provincias por el reparto desigual de los subsidios destinados al transporte público de pasajeros entre el Área Metropolitana de Buenos Aires y el resto del país.

Guerrera recordó este miércoles que «en el pacto fiscal de 2018 había un compromiso por parte de las jurisdicciones de abandonar el mecanismo de compensaciones por parte del Gobierno nacional, pero esto no se ha cumplido producto de la Covid». «Ese fondo compensador de interior se refortaleció y hoy seguimos con la discusión sobre cuál es el nivel de participación que tiene que tener el Gobierno federal en lo que es el transporte automotor de jurisdicción provincial o municipal».

Tensión con las provincias

Transporte publicó el 14 de julio la resolución 443/22 que destinó 24.700 millones de pesos mensuales al transporte automotor de pasajeros del AMBA. Al mismo tiempo, destinó 16.050 millones al Fondo de Compensación al Transporte Público de pasajeros urbano y suburbano del interior del país durante el cuatrimestre julio-octubre. Si se mensualiza, la cifra equivale a unos 4000 millones de pesos para todo el transporte del interior, seis veces menos que los 24.700 millones que recibe el AMBA por mes.

Autoridades de distintas jurisdicciones provinciales enviaron el mes pasado una carta a Guerrera donde le pidieron una mejora en el reparto de los subsidios y alertaron sobre la “falta de recursos para afrontar el incremento de costos”.

En Ciudad de Córdoba, por ejemplo, las tarifas de colectivo ya subieron tres veces en lo que va del año. El último ajuste se produjo el sábado 24 de septiembre cuando el boleto mínimo trepó a 85 pesos, un 70,4 por ciento por encima del valor que tenía en enero. “Responsabilizamos al Gobierno nacional por esta suba del transporte público del interior, fundamentalmente al ministro de Transporte, Alexis Guerrera, por no habernos atendido pese al pedido de audiencia que realizamos”, aseguró el secretario de Transporte municipal Marcelo Rodio.

El lunes 26 de septiembre aumentó la tarifa de los colectivos de Rosario y este viernes 7 de octubre subirá el boleto en la ciudad de Santa Fe. En ambos casos también trepa a 85 pesos, un 237 por ciento más de lo que cuesta el boleto mínimo en el AMBA.

El Jefe de Gabinete, Juan Manzur, se refirió a esas diferencias cuando presentó su informe de gestión en Diputados a mediados del mes pasado. “Hay una asimetría en la asignación de los recursos vinculados al interior con el AMBA. Esto se viene corrigiendo, pero no lo vamos a corregir de un día para el otro porque llevan mucho tiempo”, respondió ante la consulta de un legislador de Neuquén.

En el gobierno remarcan que a fines de 2019 las jurisdicciones del interior recibían 6000 millones en subsidios al transporte público, en 2020 esa cifra trepó a 16.000 millones, en 2021 a 28.000 millones y este año el compromiso es llegar a 46.000 millones. A su vez, subrayan que está previsto continuar con el traspaso de las líneas a la Ciudad de Buenos Aires para reducir así el monto que se le asigna al AMBA en subsidios ya que la Ciudad debería aportar como lo hace el resto de las jurisdicciones.

La UTA, por su parte, publicó un comunicado en el que anunció un paro de colectivos de 48 horas para la semana que viene, en el interior del país. Los servicios se verán afectados el miércoles 12 y el jueves 13 de octubre, como parte del reclamo por aumento de salarios. “Hemos agotado todas las instancias de negociación”, advirtieron.

Guerrera aclaró por las dudas que el aumento que se viene en el AMBA «no tiene que ver con la negociación de la UTA en el Ministerio de Trabajo porque el transporte interior, que es la discusión en este momento, no es jurisdicción del Gobierno nacional, más allá de que las provincias siempre ponen la presión sobre los subsidios nacionales». «Es jurisdicción de los gobiernos provinciales y municipales establecer las tarifas, los recorridos, las paradas, y lo que hace el Gobierno nacional es un mecanismo de subsidios», subrayó.

Presión de las empresas

 

Además de la presión que vienen ejerciendo las jurisdicciones provinciales, el gobierno nacional debe lidiar también con las empresas de colectivos del AMBA que a fines de agosto protagonizaron un lockout en reclamo de subsidios atrasados. La situación se descomprimió coyunturalmente, pero la cuestión de fondo continúa sin resolverse. “El servicio se va a ir normalizando en la medida que se vaya recibiendo los pagos y el Gobierno vaya cumpliendo con sus compromisos hasta fines de octubre. Es el máximo esfuerzo que puede hacer el sector empresario”, indicaron desde la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros a comienzos de septiembre. El anuncio de un nuevo aumento de tarifas que anticipó Guerrera no está directamente relacionado con esa negociación, pero puede ayudar a descomprimir. 

Source: economia – pagina 12

Deja un comentario