Una mujer de 72 años vivió una pesadilla en los Estados Unidos. Como parte de su rutina diaria, Libia Vargas de Dinas se encontraba con sus elementos de trabajo para comenzar con la tarea de limpieza de una celda en los tribunales del condado Orange, de Florida. Al tener una puerta de ingreso, decidió abrirla para alojarse en el interior para comenzar, pero un pequeño percance la dejó encerrada durante tres días y la desesperación creció.

Son argentinos, crearon un vaso para el fernet “a lo Messi” y sueñan con que le llegue a La Scaloneta

Aun sin conocer los detalles de cómo se cerró la puerta, Libia entró en shock. Sin un picaporte de salida en el lado interno del lugar, sumado a que sus pertenencias y su teléfono celular estaban en un casillero alejado, los pedidos de ayuda fueron en vano. Al estar encerrada en el piso 23 de un calabozo, los empleados que permanecían en el mobiliario no escucharon sus súplicas. Por esto, quedó encerrada durante todo un fin de semana.

La celda estaba alejada de los tribunales y por eso nadie la escuchó (Foto ilustrativa: Unplash)

La celda estaba alejada de los tribunales y por eso nadie la escuchó (Foto ilustrativa: Unplash)

La situación, de por sí compleja, empeoró al saberse que la mujer sufre de diabetes, por lo tanto, debe inyectarse insulina y seguir recomendaciones médicas para no alterar su estado de salud.

Al estar dentro de un habitáculo lúgubre, sin la medicación de rutina y con tan solo una canilla de agua como método de hidratación, la empleada atravesó esos días en la oscuridad, a la espera de alguien que la rescate.

Rotundo cambio de look: así era Juan Reverdito antes de entrar a la casa de Gran Hermano

Con un panorama desolador, la esperanza llegó el día lunes por la mañana, cuando por los pasillos de las celdas, un alguacil observó su carrito de limpieza fuera del calabozo y decidió dirigirse a ese lugar del piso para abrir la celda. Tras observarla con un semblante de pánico, el hombre llamó rápidamente a una ambulancia para trasladarla de urgencia.

Una vez asistida, Libia aseguró en declaraciones al sitio Local 12 que convivió con el temor de morir encerrada debido a que no podían escucharla, ya que estaba en un piso tan alejado como es el 23.

Una roca gigante le destrozó su casa y casi la mata

Si de situaciones angustiantes se trata, una mujer en Hawái corrió serios riesgos de ser impactada por una roca de casi dos metros de diámetro, la cual entró a su casa y destruyó todo lo que estaba a su paso. Según se pudo observar en un video viral, Caroline Sasaki, que vive en Honolulú, ubicado en la costa sur del archipiélago, estuvo a un paso de ser impactada por este objeto.

“Todo lo que escuché fue el estruendo cuando se rompió el vidrio de la puerta corrediza, así que retrocedí y supongo que me pasó cerca. No he visto el video, pero me dijeron que si daba un paso más, probablemente no estaría aquí”, deslizó la protagonista de esta historia en diálogo con el medio local KITV4.

Candelaria Molfese relató el violento episodio que vivió en la calle y disparó: “Nadie me ayudó”

Si bien reconoció que no vio el impactante video, tenía plena certeza de que “si daba un paso más, probablemente no estaría aquí”. Tanto su casa como su auto, el cual estaba en la entrada, quedaron destrozados por el paso de la roca.

Así quedó la casa tras el paso de la roca gigante (Foto: www.kitv.com)

Así quedó la casa tras el paso de la roca gigante (Foto: www.kitv.com)

Este momento, que no lamentó ninguna víctima, sucedió el sábado 28 de enero y generó una fuerte conmoción entre los habitantes del lugar.

Peligroso descuido: limpiaba una celda y accidentalmente quedó encerrada durante tres días
Estas leyendo: la nacion