Militantes de la Tupac Amaru reclamaron hoy el indulto para su líder, la dirigente social Milagro Sala, y anunciaron que harán un acampe, la semana que viene, en la Plaza de Mayo.

Ayer, la Corte Suprema dejó firme una condena de 13 años de prisión contra Sala, que ya no tiene más recursos procesales para revertir esa pena. Por le momento, ella sigue detenida en su casa, pero el gobernador jujeño, Gerardo Morales, le reclamó a la fiscalía de la provincia que promoviera su traslado a una cárcel común. “Me llevan a la cárcel. Se cumple el sueño de Gerardo Morales”, dijo hoy Sala, que dio por hecho que en las próximas horas irán a buscarla a su domicilio.

La Corte les tomará juramento el miércoles a los diputados designados para el Consejo de la Magistratura

En una conferencia de prensa realizada hoy en la ciudad de Buenos Aires, militantes de la Tupac Amaru afirmaron: “Ante el agotamiento de las instancias judiciales y la ratificación por parte de la corporación judicial de la persecución política montada sobre Milagro Sala, Alejandro Coco Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru comunicó la decisión tomada por el Frente Milagro Sala y un enorme arco de organizaciones sociales, políticas, sindicales y de derechos humanos, de realizar un acampe en Plaza de Mayo, los días 20, 21 y 22 de diciembre, con el reclamo del indulto ya para Milagro Sala”.

Alberto Fernández se encontraría con un obstáculo para indultar a Sala: ella fue condenada por la justicia provincial, no la federal. La decisión estaría entonces fuera de su jurisdicción. El Presidente defiende a Sala y este año, en junio, viajó incluso a visitarla a Jujuy cuando estuvo internada, pero dijo: “Yo no puedo indultar a Milagro Sala, les pido a todos los compañeros y compañeras que piden que la indulte que lean la Constitución. Milagro Sala ha sido juzgada por tribunales provinciales y quien puede indultarla es el gobernador de la provincia”.

La condena

La Corte dejó firme ayer, por unanimidad, la condena contra Sala, a quien la justicia jujeña encontró culpable de los delitos de asociación ilícita, extorsión y fraude. El tribunal que la juzgó consideró probado que ella lideró, entre 2013 y 2015, una asociación destinada a cometer delitos. Lo hizo desde la Tupac Amaru, organización que creció en fondos y militantes durante los gobiernos kirchneristas. El tribunal también encontró a Sala culpable de haber extorsionado a cooperativistas para hacerse de los fondos que recibían del Estado, que terminaban en poder de Sala y sus cómplices; entre ellos, a Cristian Chorolque, Leopoldo Jacinto Basualdo y Julia del Carmen Gutiérrez. De acuerdo con las pruebas de la causa, Chorolque declaró que debía cumplir las órdenes de Sala y firmar lo que le dijera la gente de la Tupac; relató que en 2011 le dieron una golpiza en el dique y lo amenazaron, y que Sala le dijo que le iba “a ahogar en la pileta” a su hija.

Milagro Sala, durante uno de los juicios en su contra

Milagro Sala, durante uno de los juicios en su contra (Diario Contexto/)

La condena fue también por haber defraudado al Estado con fondos provenientes de un acuerdo firmado entre el Instituto de Vivienda y Urbanismo de Jujuy (IVUJ) y la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación. El acuerdo (ACU 487/2015) tenía por objeto financiar mejoras habitacionales en San Salvador de Jujuy y San Pedro, en el marco del programa nacional “Mejor Vivir II”. El fraude, sostuvo el tribunal jujeño, se cometió con los pagos para la ejecución de 14 convenios firmados entre la IVUJ jujeña y distintas cooperativas de trabajo; también, de un convenio entre una cooperativa y el municipio de Palpalá.

Piden que Alberto Fernández indulte a Milagro Sala
Estas leyendo: la nacion