El 8 de diciembre del 2022, Lidia Elsa Satragno -popularmente conocida como Pinky o “la Señora de la televisión- murió a los 87 años, tras varios meses en los que su salud fue motivo de preocupación tanto para sus seres queridos como para el público.

Ahora, a poco más de cuatro meses después, el nombre de la legendaria conductora volvió a ser noticia, pero esta vez debido a las tensas internas familiares que desató su herencia. Según revelaron en A la tarde (América), el motivo principal de la disputa sería el departamento en donde ella vivió hasta el final de sus días, el cual está ubicado en el barrio de Recoleta.

Apenas unos días después de que se cumplieran cuatro meses desde la muerte de Pinky, desde A la tarde revelaron que su familia se encuentra enfrentada debido a la herencia. Según informó Débora D’Amato, los conflictos habrían comenzado debido al accionar de quien fue la esposa de Leonardo Satragno, uno de los hijos que la legendaria conductora tuvo con Raúl Lavié y quien falleció a principios de 2019 a los 54 años, como consecuencia de un cáncer de intestino.

Celeste Cid relató la difícil situación que vivió en la Justicia cuando hizo una denuncia por acoso

“Cuando Pinky fallece, con el dolor que le queda a Gastón (su otro hijo, hermano de Leonardo), se entera junto a parte de la familia que la viuda de Leonardo y sus hijos inician los derechos sucesorios inmediatamente”, explicó la panelista. Y agregó: “Desaparece documentación y otros papeles que tienen que ver con terrenos en Mar del Plata y la casa, esa que tenía todos los balcones llenos de plantas en la que Pinky vivía, que estaba ubicada en la calle República Árabe Siria y Las Heras, en frente del Jardín Botánico”.

Pinky y Raúl Lavié fueron padres de Gastón y de Leonardo, quien falleció en el 2019

Asimismo, desde el magazine conducido por Karina Mazzocco afirmaron que, apenas murió la conductora, “desapareció la partida de defunción” que fue presentado por el hijo de Leonardo ante la Justicia para dar inicio a los trámites de sucesión. Dicho eso, D’Amato remarcó que Gastón “está furioso” ante el accionar de su cuñada al igual que el de sus sobrinos.

Es rescatista y contó en las redes cómo Ricardo Darín ayudó a salvar a una gatita en plena pandemia: “Una historia de película”

Minutos más tarde, el mismo Gastón dio un móvil a A la tarde y brindó más información sobre el momento que traviesa su familia. “Por razones obvias no puedo decir nada. Estoy imposibilitado, es un tema muy serio, pero no puedo hacer ningún comentario al respecto”, apuntó a modo de introducción, algo molesto por algunos de los comentarios que realizaron a lo largo del programa.

A continuación, remarcó: “Lo que sí quiero aclarar, que es lo que me molesta, más allá de los problemas que pueda haber con el caso del que no puedo hablar, yo a mis sobrinos los quiero. A mí no me gusta que se digan cosas de ellos o que esto trascienda, porque es un tema familiar. Quiero que quede claro que los quiero igual que lo quise a mi hermano. Son familia, los amo y eso no va a cambiar nunca”.

Gastón Satragno, quien ahora vive en el departamento que estaría en disputa, fue quien se instaló en el hogar de Pinky para cuidarla durante sus últimos días.

Polémica por la herencia de Pinky: la propiedad que desató el conflicto entre el hijo y los nietos
Estas leyendo: la nacion