A menos de tres meses de su estreno, el Gobierno eligió el mismo escenario para el lanzamiento de la segunda fase de Precios Justos, el plan con el que el ministro de Economía Sergio Massa aspira a contener la inflación y lograr que el índice de abril comience con el número mágico de 3. El CCK recibió a muchos de los mismos protagonistas que el 12 de noviembre de 2022 habían estado presentes en la presentación de la edición anterior del programa, que ahora llega con algunas continuidades, varios cambios -el más importante es la incorporación de las cuotas de los colegios privados al tope en los aumentos de precios- y más de una duda acerca de los alcances del plan.

A grandes rasgos, la fase dos de Precios Justos contempla la extensión del programa de congelamientos y topes en los aumentos hasta el 30 de junio y la suma de una docena de rubros que hasta ahora no estaban alcanzados por los controles. Si se hace un análisis más detallado se descubren varios cambios. El principal es el nuevo foco de la Secretaría de Comercio, que inicialmente estaba centrado en la canasta de artículos con precios congelados y ahora pasó a lo que el propio Massa definió como “el sendero” de los aumentos.

En la fase inicial del programa, las empresas y el Gobierno acordaron una canasta de cerca de 2000 productos que iban a tener su precio congelado hasta marzo y un tope de aumento del 4% mensual para el resto de los artículos de la canasta básica (alimentos, bebidas, tocador y limpieza). En la fase dos se renovó la canasta de 2000 productos congelados -algunos salen, otros entran- y el tope de los aumentos mensuales fue bajado al 3,2%.

“Nos permitieron hacer algunos cambios en la lista de congelados porque varias empresas veníamos reclamando que se contemplara la pérdida de rentabilidad que tenemos en estos productos. Y los cambios se lograron relativamente fácil, porque ahora todo el trabajo de la Secretaría está puesto en el tope del 3,2% mensual de aumento para el resto de los artículos”, explicó a LA NACION el director de una empresa de alimentos que ayer terminó de acordar los productos que finalmente tendrán su precio congelado hasta el 30 de junio.

Mariano Zabaleta lanzó una plataforma para invertir en tenistas y golfistas

Sin referencia

El cambio de productos en la lista de artículos congelados no es un dato menor. Desde el lanzamiento de la canasta de Precios Cuidados -la madre o, mejor dicho, la abuela de los Precios Justos, si se tiene en cuenta que en el medio pasaron los Precios Claros-, los distintos funcionarios a cargo de la Secretaría de Comercio se encargaron de repetir que los productos que integran el plan funcionaban como una “referencia” para contener la suba en el resto de los artículos de la góndola. Sin embargo, esta función podría ahora quedar desvirtuada en la medida en que se empiecen a cambiar las marcas y presentaciones que se ofrecen con el cartelito de Precios Justos.

La segunda modificación en importancia es la incorporación de nuevas categorías a los acuerdos de precios. En la mayoría de los casos, se trata de rubros que ya contaban con algún tipo de programa previo de congelamiento o regulación de los aumentos, como en los casos de los pequeños electrodomésticos, calzado, celulares y artículos de educación, e incluso motos. Pero la sorpresa llegó cuando Massa anunció que el tope del aumento mensual también regirá para las cuotas de los colegios privados.

Abajo del escenario, el secretario de Comercio Matías Tombolini le dio algunas precisiones a LA NACION sobre los alcances del acuerdo para la educación privada. “La semana próxima se terminará de cerrar la negociación, pero ya alcanzamos un principio de acuerdo con las cámaras que contempla que se respete el aumento del 16,8% que ya había sido anunciado para marzo, mientras que a partir de abril regirá una suba mensual máxima de 3,55%”, señaló el funcionario. De esta manera, la suba acumulada en las cuotas de los colegios en el primer semestre rondaría el 30%.

El secretario de Comercio Matías Tombolini anticipó el relanzamiento de Precios Cuidados

El secretario de Comercio Matías Tombolini anticipó que el acuerdo con los colegios privados regirá para los establecimientos con subsidio estatal pero precisó que se invitó al resto de las instituciones a sumarse a la iniciativa

Tombolini además aclaró que el convenio regirá para los colegios que reciban algún tipo de subsidio estatal, aunque “se invitará al resto de los establecimientos privados a que se sumen a la iniciativa”, dijo Tombolini.

Dólar hoy, dólar blue hoy: a cuánto cotiza este viernes 3 de febrero

Sale la app, entra Amazon

Massa y Tombolini además destacaron que la nueva fase de Precios Justos llega con un cambio en la forma de control. En noviembre, los dos funcionarios habían puesto el acento en la posibilidad que tenía cualquier ciudadano de controlar los precios a través del uso de la app Precios Justos que se presentó ese día. Hoy, en el CCK nadie mencionó a la aplicación y en cambio se celebró que para asegurar el cumplimiento se desarrolló un software especial, junto con la empresa estatal Arsat y la multinacional Amazon Web Services, que permitirá detectar en forma automática cualquier “desviación” en los precios.

“Así nadie se podrá sentir molesto con los chalecos de verificación. Veían un chaleco de alguien verificando en un supermercado y entraban en pánico”, ironizó Massa en referencia a la participación de sindicatos y organizaciones sociales en los controles que despertó preocupación entre los supermercados.

Acuerdos “voluntarios”

En la lista de continuidades quizás la más llamativa fue la decisión de Massa y Tombolini de repetir, en forma muy reiterada, que Precios Justos es un programa voluntario en el que las empresas participan por decisión propia y no por estar obligadas. “Se la pasan diciendo que se trata de un acuerdo voluntario porque saben que no te podés negar a participar, como viene pasando desde la época de Moreno”, explicó otro empresario que adhirió en forma “voluntaria” al programa.

Como ya resulta un clásico en este tipo de presentaciones, el lanzamiento de la fase dos de Precios Justos llega con varios interrogantes, empezando por la nueva lista de 2000 productos a precios congelados. Tombolini admitió que, más allá de que hoy se presentó el nuevo acuerdo, todavía se estaba negociando con varias empresas y que la canasta definitiva recién se conocerá “el martes o miércoles de la semana próxima”.

La segunda duda pasa por los alcances de los acuerdos. Oficialmente, el congelamiento y el tope del 3,2% mensual rigen para todos los canales, aunque en los hechos solo se respetan en los grandes supermercados. El propio Massa reconoció esta situación cuando destacó en su discurso que el llamado canal moderno (las grandes cadenas) habían “ganado seis puntos de participación” en el total de ventas de los últimos meses, a costa de almacenes, pequeños supermercados y autoservicios chinos.

La idea de que se trata de un acuerdo limitado a algunos canales también fue confirmada por empresas de otros rubros que acaba de adherir a Precios Justos. “Para nosotros no rige para todos los productos, sino para un listado de artículos que le pasamos a la Secretaría”, explicaron en una marca de indumentaria.

Precios Justos: algunas continuidades, varios cambios y más de una duda en el relanzamiento del plan oficial de control de precios
Estas leyendo: la nacion