(Actualiza con nota protesta a embajador de Bolivia, datos)

LIMA, 23 ene (Reuters) – Decenas de sedes judiciales, de
la policía y de empresas han sido atacadas o incendiadas durante
la ola de protestas en Perú, que amenaza con un
desabastecimiento de medicinas y alimentos en varias ciudades
del país, dijeron el lunes autoridades.

El presidente del Poder Judicial, Javier Arévalo, dijo que
14 oficinas del sistema de justicia en el país fueron atacadas y
siete de ellas quemadas por manifestantes desde que comenzaron
las protestas antigubernamentales a inicios de diciembre.

«He pedido a la presidenta (Dina) Boluarte que permita a las
fuerzas armadas la custodia de todas las sedes de justicia»,
dijo Arévalo en una conferencia pública con representantes
judiciales del país. «Nos preocupan estos atentados», afirmó.

En las protestas, las más violentas en dos décadas con 55
muertos en enfrentamientos y accidentes vinculados a los
disturbios, los manifestantes exigen principalmente la renuncia
de Boluarte, el cierre del Congreso y una nueva Constitución.

Durante el fin de semana, cientos de manifestantes atacaron
una dependencia policial en la región sureña de Arequipa y
tomaron como rehén por unas horas a un agente, que fue liberado
gracias a la mediación de un sacerdote y autoridad local.

El ministro de Interior, Vicente Romero, informó que en lo
que va de las protestas 34 comisarías han sido blanco de
atentados y al menos cuatro han sido incendiadas en el sur del
país, donde se han concentrado las manifestaciones.

«Van haber todavía mas situaciones de violencia, van haber
mas bloqueos», advirtió Romero a la radio local RPP. «Hay un
grupo violentista que mantiene su estrategia de continuar con
estos desmanes y hay otro que mantiene su demanda legítima».

El conflicto ha pasado fronteras con el reclamo de Perú a
gobiernos de izquierda en América Latina que han rechazado al
gobierno de Boluarte y defendido al expresidente Pedro Castillo,
destituido por intentar disolver de forma ilegal el Congreso.

El lunes la cancillería peruana dijo que entregó una nota al
Embajador de Bolivia con una «enérgica protesta» por recientes
dichos de presidente Luis Arce sobre la política interna. «La
Cancillería evalúa acciones ante nuevos actos de injerencia».

Presiona inflación

La ministra de Salud, Rosa Gutiérrez, dijo que los bloqueos
han frenado el abastecimiento de medicinas en regiones como
Puno, Cusco, Arequipa por el sur y en Anchas y La Libertad por
el norte. Y en Madre de Dios, frontera con Brasil y Bolivia, 84
pacientes necesitan sus medicinas con urgencia, refirió.

«Como no han ingresado los insumos se ponen en peligro a
nuestros pacientes en Madre de Dios», manifestó a periodistas.

Debido a los bloqueos de las vías, el Ministerio de Defensa
dijo que ha enviado a Madre de Dios por vía aérea en los últimos
días hasta el lunes unas 13 toneladas de medicamentos, medicinas
e insumos químicos para el tratamiento de agua potable.

El ministro de Economía, Alex Contretas, dijo más temprano
que los bloqueos han provocado un alza de precios de alimentos y
la inflación local podría cerrar en enero entre un 8,8% y 8,9%
anual, mayor frente al 8,49% a fines de diciembre.

Los ataques ha incluido a empresas del clave sector minero
como las minas de cobre de la china MMG Ltd, de la
canadiense Hudbay y la global Glencore que
cerró el viernes temporalmente su mina Antapaccay.

Perú es el segundo mayor productor mundial de cobre.

Según la oficina de fiscalización de transporte terrestre,
hasta mediodía del lunes se registraban 74 puntos con tránsito
interrumpido en 10 de las 25 regiones que hay en el país.
(Reporte de Marco Aquino. Editado por Marion Giraldo)

protestas dejan cuantiosos daños públicos y amenazan con desabastecimiento en perú
Estas leyendo: la nacion