ROMA.- A tan solo horas del funeral solemne del papa emérito Benedicto XVI, quien murió el sábado pasado a los 95 años, pero que, como destacó L’Osservatore Romano, recibió esta semana un funeral a la altura de un pontífice, en un clima enrarecido, quien se encuentra bajo la lupa es su secretario privado de toda la vida, el arzobispo alemán Georg Gänswein.

En una operación comercial probablemente no deseada por él, los anticipos más explosivos de su libro Nada más que la verdad, mi vida al lado de Benedicto XVI, más algunas entrevistas en las que pareció sacar afuera los trapos sucios y destacar las diferencias entre dos papas -uno en funciones y otro emérito- que por casi diez años tuvieron una convivencia forzada ejemplar, crearon desasosiego. No era el momento, sobre todo por respeto al impresionante legado del papa emérito y al silencio que se autoimpuso desde su clamorosa renuncia, anunciada al mundo el 11 de febrero de 2013, piensan muchos.

Pero ¿quién es realmente el “padre Giorgio”, como algunos lo llaman, ese hombre de 66 años cuyo futuro hoy parece un interrogante? Amante de los deportes, en el pasado estuvo en tapas de revistas como Vanity Fair y fue fotografiado jugando al tenis en un club de Roma que queda muy cerca del pequeño estado del Vaticano. Dedicó los últimos años de su vida a cuidar al ya frágil y anciano Joseph Ratzinger, cuyo ataúd de ciprés besó el jueves en su funeral solemne. Pero ahora, con sus inesperadas confesiones, aparentemente llenas de veneno, algunos lo ven como un virtual nuevo vocero de los sectores más conservadores y anti-Francisco.

Georg Gänswein rinde homenaje a Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro

Georg Gänswein rinde homenaje a Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro (Andrew Medichini/)

Nacido en Reidem am Wald, en la Selva Negra alemana, el 30 de julio de 1956, mayor de cinco hermanos, antes de entrar al seminario don Georg obtuvo una licencia de piloto; además, trabajó brevemente como cartero y fue instructor de esquí. Ordenado sacerdote en Friburgo en 1984, Gänswein pronto fue enviado a Roma para estudiar derecho canónico, materia que más tarde pasó a enseñar en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, del Opus Dei.

Al servicio de Benedicto

En 2003, dos años antes de ser electo Papa , el cardenal Joseph Ratzinger, alemán como él, lo eligió para que fuera su secretario privado en la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde Gänswein había comenzado a trabajar en 1996.

Como recordó en el diario ABC el vaticanista español Javier Martínez Brocal, Gänswein acompañó al cardenal Ratzinger al cónclave de abril de 2005, posterior a la muerte de Juan Pablo II. Pero no entró en la Capilla Sixtina. Y cuando se dio cuenta quién había sido electo, quedó impactado. “Vi al fondo un hombre vestido completamente de blanco, incluso sus cabellos eran blancos. Lo reconocí inmediatamente, fue una especie de tsunami”, confesó años más tarde.

Georg Gänswein rinde homenaje a Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro

Georg Gänswein rinde homenaje a Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro (TIZIANA FABI/)

Tenía 48 años, treinta menos que Benedicto, que acababa de cumplir 78. Y cuando saludó al recién electo pontífice, le besó la mano y le aseguró en voz baja: “Le prometo mi total disponibilidad para la vida y para la muerte”. Desde entonces, lo acompañó tanto en los buenos momentos del pontificado, como durante sus grandes disursos en Westminster Hall o en el Reichstag de Berlín, como en los malos, como en la crisis de Ratisbona, los encuentros con víctimas de abusos o la traición de su mayordomo.

De hecho, en 2012, en medio de la llamada tormenta del Vatileaks, que también lo golpeó personalmente, cuando salió publicado Su Santidad, las cartas secretas de Benedicto XVI, del periodista Gianluigi Nuzzi, Gänswein fue el primero en deducir que Paolo Gabriele, el exmayordomo de Benedicto, era el responsable de la filtración de documentos. Entonces, informó enseguida a Benedicto XVI que sospechaba del insospechable mayordomo y, luego de una dramática reunión con los demás miembros de la “familia pontificia” (que atendía a Benedicto en su departamento del quinto piso del Palacio Apostólico), acusó directamente a Gabriele de haber sido el “cuervo”. Si bien éste al principio lo negó, más tarde confesó todo.

Se cree que justamente por semejante lealtad, el 6 de enero de 2013, poco antes de su abdicación, Benedicto XVI lo ordenó arzobispo. Y, unas semanas antes, prefecto de la Casa Pontificia, un cargo clave. Desde ese lugar -antes ocupado por el cardenal norteamericano James Harvey-, además de blindarlo, lo convirtió en alguien de inmensa influencia, siendo el hombre que decidía quién puede tener una audiencia con el Papa.

El alemán Georg Ganswein en encarga de organizar las audiencias de Francisco

Georg Gänswein y el papa Francisco

En ese mismo enero, la edición italiana de la revista Vanity Fair -biblia de la moda y el gossip de los famosos-, le dedicó la tapa a Gänswein, de quien destacó que de joven llevaba el pelo largo y escuchaba a Pink Floyd y que recibía cartas de amor. “Ser lindo no es pecado”, titulaba Vanity Fair sobre Gänswein, famoso por sus amistades femeninas (una gran amiga es la princesa Alessandra Borghese, escritora de la nobleza romana).

Poco después, la renuncia de Benedicto fue un golpe durísimo para Gänswein. Sus lágrimas cuando el papa dimisionario abandonaba el Palacio Apostólico y se trasladaba por un breve tiempo a la residencia de Castelgandolfo dieron la vuelta al mundo en una transmisión en directo de ese momento histórico.

Complicaciones

Con la elección del papa del fin del mundo, el 13 de marzo de 2013, las cosas se fueron para él complicando con ese doble rol de servidor de dos papas: como prefecto de la Casa Pontificia, de Francisco -cargo que aún formalmente ocupa, pero del que fue obligado a tomarse una licencia-, y como secretario privado de Benedicto, ya papa emérito y con quien se mudó a vivir al Monasterio Mater Ecclesiae, en el Vaticano.

En una entrevista con esta corresponsal, en marzo de 2015, Gänswein admitió que no había sido fácil para él, un alemán acostumbrado a un papa alemán, de golpe estar al lado de un papa argentino muy informal, bastante alérgico al protocolo.

“El cambio más profundo para mí fue el de función: pasar de ser secretario particular del papa Benedicto a prefecto de la Casa Pontificia con el papa Francisco. Fue un gran desafío no solo en cuanto al trabajo, sino en cuanto al estilo. Como cada persona, también los papas tienen su impronta personal, su estilo inconfundible, con el que se distinguen. Es claro que para quien está acostumbrado a un cierto estilo durante muchos años, si hay un cambio hace falta un esfuerzo para orientarse en modo nuevo”, dijo.

Gänswein rinde homenaje a Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro

Gänswein rinde homenaje a Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro (Michael Kappeler/)

Ante la pregunta de si se sentía un poco dividido al servir a dos papas, Gänswein contestó que “no, para nada”. “Claro, tuve que acostumbrarme primero a la nueva realidad de un papa reinante y un papa emérito. Aunque nunca tuve dudas de que mi primer servicio es para el papa Francisco. Y luego también sirvo al papa Benedicto. Los primeros meses tuve que hacer obviamente un trabajo personal, conmigo mismo. Pero con el paso del tiempo espero haber encontrado el modo justo de relacionarme con cada uno de ellos”, afirmó. En esa entrevista, ante una pregunta sobre su apodo del “George Clooney” del Vaticano, don Georg sonrió y dijo: “Al principio me molestaba, ahora no”.

Con el paso del tiempo las cosas fueron cambiando. Y la relación entre Francisco y el prefecto de la Casa Pontificia, siempre a su lado cuando recibía a jefes de Estado y de gobierno y en audiencias generales, se fue tensando. Todo el mundo recuerda que hicieron ruido unas declaraciones en las que sugirió que había “un ministerio petrino compartido, con un papa activo y otro contemplativo”.

Georg Gänswein en la portada de Vanity Fair Italia

Georg Gänswein en la portada de Vanity Fair Italia (Reuters/)

Aunque todo se precipitó a principios de 2020, cuando Benedicto se vio obligado a pedir que sacaran su nombre y firma de un libro en defensa del celibato del que negó ser coautor junto al cardenal ultraconservador Robert Sarah. Ese libro había desatado una tormenta en el Vaticano porque había aparecido como una indebida presión del retirado Ratzinger sobre su sucesor. Esto, en momentos en que se esperaba un documento posterior al Sínodo sobre la Amazonía, en el que se había discutido la posibilidad de implementarse la ordenación excepcional de hombres casados diáconos para suplir la escasez de sacerdotes en áreas remotas.

Fue en entonces que Gänswein quedó mal parado en lo que apareció como una operación del frente ultraconservador contrario al Papa reformista. Y fue en ese momento que el cargo de prefecto de la Casa Pontificia de Gänswein quedó congelado. Francisco le pidió que se tomara una licencia para cuidar mejor de Benedicto. Un virtual despido que shockeó y dejó sin palabras a don Georg, como él mismo reveló en una autobiografía llena de rencor que lo catapultó, ahora, cuando aún muchos lloran la muerte del papa emérito, al ojo de la tormenta.

Quién es Georg Gänswein, el “George Clooney” del Vaticano leal a Benedicto XVI que se posiciona como la cara del ala “anti-Francisco”
Estas leyendo: la nacion