Los cuartos de baño de una casa son el lugar de mayor intimidad, donde cualquiera que eche un vistazo se puede dar cuenta de los hábitos de una persona. Con esto en mente, Luchi Trachter no dejó pasar la oportunidad de conocer al detalle la vida de un chico con el que salía y se decidió a explorar lo que había en su tocador.

Tuvo una conducta desconsiderada en el avión y otra pasajera reaccionó de la peor forma

En cuanto se disponía a manipular los artículos que estaban a la vista, comenzó a grabar el video que posteriormente publicó en su cuenta @luchita_trachter, donde principalmente genera contenido de estilo de vida y viajes. Ocasionalmente, también deja alguna grabación similar en una ‘sección’ que denominó “revisando baños de pibes”.

(@luchita_trachter / TikTok)

El primer artículo que encontró fue el que generó más reacciones: “Tenemos acá una situación medio rara: tiene seis perfumes ¿Por qué tantos?”, se preguntó. Ante esto, decenas de personas respondieron en el espacio de comentarios: “Jaja, no es raro. Tengo nueve perfumes, ¿y qué?”; “Yo tengo 12 perfumes importados porque los fui comprando en el black sale”; “Tengo más de 40 perfumes, ¿cómo que seis es mucho?”; “Tengo 48 perfumes y ella dice que seis son muchos”; “Tendría 15 millones de perfumes, si pudiera”, se lee en algunos.

En la curiosa exploración del lugar que hizo Luchi surgió otro producto que aumentó el suspenso sobre la vida del propietario: “Algo que me llama mucho la atención: removedor de maquillaje… ¿Por qué tenés esto si no tenés novia?”, cuestionó la joven en el video. Algunos usuarios le explicaron que, antes de suponer otra cosa, podía pensar en que era parte de su rutina de cuidado de la piel: “Mi marido tenía el baño así cuando lo conocí; las toallitas las usaba para limpiarse la cara. Tuve que enseñarle otros métodos”, comentó una usuaria.

Limpia casas en Estados Unidos, su jefa le hizo un gran regalo, pero se desilusionó al ver un detalle

Entre los artículos sobresalieron además un gel hidratante para la piel, un botiquín con variedad de medicamentos, talco para los pies y una sustancia que sirve para aliviar las llagas bucales, con lo que Luchi terminó con una conclusión: “Tiene muchos problemas esta persona”.

La particular manera de hablar de la creadora de contenidos es en una especie de susurro, semejante a las experiencias ASMR (del inglés ‘Autonomous Sensory Meridian Response’), que inundan las redes sociales desde hace algún tiempo.

Extraño espionaje

El hecho de hablar con suma discreción contrastó con otro aspecto que los seguidores de TikTok no dejaron pasar: “Me dio risa que hablas bajito pero haces tremendo ruido revolviendo”; “Me pone nerviosa que hagas ruido, te está escuchando”, escribieron. Incluso uno le compartió una recomendación para mejorar su técnica de “espionaje”: “Hermana, podés grabar así, tranqui, sin decir nada y después mandar un voice over (doblaje). Así no tenés que estar susurrando”.

(@luchita_trachter / TikTok)

Esta no sería la primera vez que la joven decide explorar un baño ajeno. Si bien la mayoría de los clips que publica se dedican a otros temas, en una revisión de su perfil sobresalen situaciones similares.

Revisó el baño de un chico con el que había salido y algunos objetos que encontró la dejaron sin palabras
Estas leyendo: la nacion