El Ministerio de Obras Públicas oficializó el esquema de segmentación tarifaria que regirá a partir de noviembre para los usuarios de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), y encomendó al Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS) la conformación de un «Registro de mantenimiento de subsidios» para aquellas personas que consideren que deban quedar exceptuadas de los nuevos importes y puedan demostrar su condición.

La eliminación gradual, o “redistribución”, del subsidio al servicio de agua potable se hará en función de los distintos niveles socioeconómicos de las y los usuarios residenciales. Para evaluarlos se utilizarán coeficientes zonales (de ingresos bajos y medios) ya que se interpreta que las diferentes valuaciones inmobiliarias reflejan la condición de ingreso de quienes habitan allí. El subsidio se recortará a partir del último bimestre del año, para sufrir otro ajuste en enero-febrero y concluir la readecuación en marzo próximo.


alojamiento wordpress

Los usuarios de ingresos bajos (la categoría residencial y baldío cuyos inmuebles se encuentren en áreas de coeficientes 1,45; 1,30 y 1,10: barrios del sur de la Ciudad de Buenos Aires y la mayor parte del conurbano bonaerense) pasarán a pagar una tarifa que resultará de una reducción del 45 por ciento del valor pleno en noviembre y diciembre, del 30 en enero y febrero de 2023 y del 15 por ciento a partir de marzo.

Los usuarios de ingresos medios (la categoría residencial y baldío con inmuebles en las áreas de coeficientes zonales 2,00; 1,80 y 1,60: barrios del centro y oeste de CABA y determinados puntos del Gran Buenos Aires), tendrán un descuento del 40 por ciento en el último bimestre de 2022 y del 20% en el primero de 2023, eliminándose las quitas a partir de marzo.

Los usuarios no residenciales, sin distinción de coeficiente zonal, tendrán un esquema de reducción similar al de los usuarios de zonas de ingresos medios.

A fin de evitar errores de exclusión, la resolución oficial incluye la creación de un “Registro de Mantenimiento de Subsidios” al cual podrán acceder las y los usuarios residenciales de los zonales altos y medios. Estos deberán acreditar no estar en condiciones de afrontar las nuevas tarifas mediante declaración jurada. Los requisitos para acceder al registro serán similares a los que rigen para la luz y el gas, entre los que sobresale tener ingresos netos menores al valor de dos Canastas Básicas Totales (hoy en 119.757 pesos).

La Resolución también aclara que se prevé un incremento en el presupuesto del Programa de Tarifa Social de AySA, al considerarlo una herramienta de apoyo para aquellos usuarios que no pueden hacer frente al pago total de la factura pero el Estado no les niega el acceso al agua potable.

Source: economia – pagina 12

Deja un comentario