La exdueña de una funeraria y su madre fueron condenadas en el estado de Colorado, Estados Unidos, por vender partes de cadáveres sin consentimiento. Megan Hess, de 46 años, y Shirly Koch, de 69, diseccionaron unos 560 cadáveres entre 2010 y 2018. De esos restos comercializaron partes y órganos a empresas de enseñanza médica, que desconocían que habían sido adquiridos de forma fraudulenta.

Contó una realidad de la vida de los latinos en EE.UU. y dejó un consejo para los que quieren emigrar: “No es fácil”

Hess fue condenada a 20 años de cárcel y Koch a 15. En algunos casos, las mujeres vendieron cuerpos enteros, señalaron los fiscales. En Estados Unidos es legal donar órganos, pero no venderlos.

Megan Hess (izquierda) y su madre, Shirley Koch (derecha) fueron encarceladas inmediatamente después de la sentencia

Megan Hess (izquierda) y su madre, Shirley Koch (derecha) fueron encarceladas inmediatamente después de la sentencia (Oficina del Sheriff del Condado de Montrose/)

Hess dirigía la funeraria Sunset Mesa, en la ciudad de Montrose. La exempresaria cobró a las familias hasta 1000 dólares por cremaciones que nunca se llevaron a cabo y, en algunos casos, las ofreció sin cargo a cambio de donaciones de partes corporales, agregaron los fiscales.

Utilizando formularios falsificados de donantes, Hess vendió partes de cadáveres, incluyendo brazos, piernas y cabezas, a través de Donor Services, su otro negocio en la misma sede de la funeraria. Varios familiares que utilizaron la empresa de Hess para cremaciones de sus seres queridos se enteraron luego de que recibieron cenizas mezcladas con restos de otras personas.

Hess dirigía la funeraria Sunset Mesa en la ciudad de Montrose, Colorado

Hess dirigía la funeraria Sunset Mesa en la ciudad de Montrose, Colorado

“Estas dos mujeres se aprovecharon de víctimas vulnerables que recurrieron a ellas en un momento de dolor y tristeza”, afirmó Leonard Carollo, agente especial del FBI en Denver, en un comunicado. “Pero en lugar de ofrecerles orientación, estas mujeres codiciosas traicionaron la confianza de cientos de víctimas y mutilaron a sus seres queridos”, agregó el agente.

Hess fue condenada a 20 años de cárcel; Koch a 15

Hess fue condenada a 20 años de cárcel; Koch a 15

El caso salió a la luz por una investigación de Reuters que llevó a una redada del FBI en la funeraria, en 2018. Las declaraciones emotivas de las víctimas dominaron la audiencia judicial en que se dictó la sentencia, este martes. “Cuando Megan robó el corazón de mi madre, rompió el mío”, afirmó Nancy Overhoff, según el diario Denver Post.

Preguntó a alumnos extranjeros de EE.UU. qué era más difícil de pronunciar en inglés y no pudo no reírse: “Es imposible”

La jueza Christine Arguello describió el caso como “el más agotador que he experimentado a nivel emocional”. La magistrada ordenó que ambas mujeres sean enviadas a prisión de inmediato.

Tenía una funeraria, vendía partes de cadáveres sin consentimiento en EE.UU. y recibió una terrible condena
Estas leyendo: la nacion